Compartir

Tras sorprender en los últimos torneos, el equipo australiano de Mindfreak tiene por delante suculentos retos en la escena de Call of Duty. Para ello la organización necesitaba hacer algunos cambios que le dieran estabilidad a una plantilla que ha conseguido colarse entre las mejores del mundo, y la solución ha sido el fichaje de Denholm ‘Denz’ Taylor, que regresa a la que fue su casa durante más de dos años.

La gran actuación de Mindfreak en el Grupo Rojo de la CWL Global Pro League no le valió para alcanzar los playoffs, pero si para asegurar su plaza en el Campeonato del Mundo así como en CWL Anaheim Open y el Stage 2 del la propia Global Pro League. Tras ello, el equipo anunció la re-incorporación de Denz, que llega para consolidar a Mindfreak como el rey de la región australiana así como seguir dando la sorpresa en la escena mundial.

Este movimiento no ha hecho mucha gracia entre algunos seguidores del club, puesto que mientras que unos le dan la calurosa bienvenida a su hijo pródigo, otros le echan en cara su marcha cuando el club pasaba por una delicada situación. Eso, sumado al gran nivel de Cody ‘Excite’ Rugolo, que abandona el club, ha desatado una polémica que Mindfreak ha querido calmar anunciando una serie de problemas internos privados, y que no todo es oro lo que reluce sobre el escenario. Algo que los seguidores de un equipo deberían entender.

No hay comentarios

Dejar una respuesta