Compartir

La Liga Mundial de Call of Duty se trasladó este pasado fin de semana a la capital australiana de Sydney para celebrar el CWL Sydney Open, en un nuevo ejercicio de su compromiso con los torneos presenciales. Un torneo en el que el equipo de Mindfreak se proclamó vencedor tras una apasionante gran final que le enfrentó a Tainted Minds, el otro gran favorito.

Mindfreak dominó con solvencia en la fase de grupos, venciendo en sus tres enfrentamientos y sin conceder ni un solo mapa. Tampoco perdieron ninguno durante los playoffs, derrotando a Garlic Bread y Chiefs por 3-0. Ya en la final del Winner Bracket Tainted Minds le derrotó por 3-2, lo que clasificaba a estos segundos directamente a la gran final con la respectiva ventaja.

Tras ello Mindfreak fue relegado al loser bracket, donde se enfrentó a unos geniales Vali Bik que arrasaron en el siempre difícil camino de la repesca. Mindfreak venció con solvencia por 3-1, logrando así el otro billete para la que se esperaba una dura final. En ella, el primer mapa estuvo igual de disputado que su enfrentamiento anterior, salvo que en esta ocasión el triunfo por 3-2 era para Mindfreak, sin embargo el llegar desde el loser bracket les obligaba a ganar también en el segundo mapa, lo que consiguieron con un contundente 3-0 a Tainted Minds, lo que les hacía proclamarse campeones de la CWL Sydney.

En esta ocasión, y con el apoyo de la ESL, se repartió un total de 30.000$ entre los finalistas del torneo. Un premio económico bastante menor, pero compensado con una sustancial cantidad de pro points con lo que aspirar a futuros torneos de la CWL. Llevándose Mindfreak un total de 14.000$ y 10.000 pp a sus arcas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta