Compartir

No es extraño encontrarse intentado subir algunas copas en Clash Royale y llegar un momento en el que la frustración nos supere debido a varias derrotas seguidas. Ya sea por mazos counter o rivales con más nivel, el matchmaking parece que no nos quiere ver ganar. Desde la cuenta de Twitter de Clash Royale han publicado un vídeo intentando explicar alguno de los puntos del algoritmo.

Puntos a tener en cuenta en ladder

Cuando estamos jugando partidas en ladder debemos tener en cuenta varios factores que no afectan al modo en el que el juego nos empareja. Lo primero de todo es que ni nuestro récord de copas ni el nivel de cartas afectan al emparejamiento. Por otra parte, hay que tener en cuenta que tampoco el nivel de la torre del rey afectará al matchmaking.

Lo que sí influye en el algoritmo será principalmente el número de trofeos que tengamos en el momento de jugar la partida. A partir de ahí, si llevamos tres derrotas seguidas se nos emparejará con alguien en nuestra misma situación en una cola de jugadores diferente a la habitual.

Crear estas dos colas de jugadores se debe a que desde Supercell se busca que no haya largas rachas de derrotas que puedan frustrar a los jugadores. Sin embargo, si llevamos una buena racha de victorias no existe una cola de jugadores ganadores.

Si hablamos del top de jugadores, existe un periodo de tiempo que el algoritmo añade que hace que puedan pasar minutos hasta encontrar partida. Este sistema se utiliza para evitar casos de snipping en los tops y que sea lo más justo posible.

Diferente sistema en los desafíos

Los desafíos suponen otro de los puntos de debate para los jugadores de Clash Royale. Al igual que en ladder ni las cartas ni el récord de trofeos van a importar en el emparejamiento. Sin embargo, los trofeos con los que contemos en el momento de jugarlo tampoco contarán.

Durante las primeras partidas entraremos en un pool de jugadores personalizados. Todos los jugadores a los que nos enfrentemos tendrán un porcentaje similar de victorias en desafíos que el que nosotros tenemos.

A medida que avancemos, nos enfrentaremos a jugadores con el mismo número de victorias en el desafío sin importar las derrotas que lleven. A medida que nos acerquemos a las 12 victorias se aumenta la flexibilidad de emparejamiento para mantenerlo en un tiempo razonable. Tanto es así que con diez victorias por ejemplo, nos podremos enfrentar a jugadores con once o nueve.

El matchmaking aunque no perfecto, no busca nuestra perdición por mucho que pueda parecerlo en ciertas ocasiones.

No hay comentarios

Dejar una respuesta