Compartir
Imagen: ESL

Con la bajada de forma de SK Gaming, un equipo está decidido a reinar en este 2018 y en este primer tramo de año así lo está demostrando. Ya conquistaron Marsella, se quedaron a las puertas de repetir gesta en Sydney y la fiesta continúa en Astralis, recién proclamado campeón de la ESL Pro League.

Aunque tuvieron un inicio fulgurante en esta séptima temporada de la EPL, a Astralis se le terminó complicando la fase regular, aunque sin sufrir demasiado para obtener una plaza a unas finales en las que podía pasar de todo. Ya en playoffs, su dominio fue aplastante.

Tras destrozar a OpTic por 16-3, SK fue su siguiente víctima a quien tumbaron por un tranquilo 2-0, mismo resultado que sufrió Team Liquid. Con el billete para semifinales, el conjunto danés ya había mejorado su mejor resultado histórico en la ESL Pro League, y allí esperaba FaZe Clan, su verdugo en Sydney, que no pudo plantar cara ante un arrollador Astralis que volvía a vencer por otro 2-0 bastante contundente.

En la final aguardaba de nuevo Team Liquid, cuyo largo camino les llevó a eliminar a mousesports y Natus Vincere, dos de los favoritos tras su enorme temporada en la EPL. Astralis golpeó con dureza con un 16-1 en Dust2, a partir del cual comenzaría una final de infarto con 16-14 en Nuke a favor de los daneses y 16-14 a favor de los americanos en Mirage. Liquid se creció, e Inferno era su dominio, pero con el cambio de lado Astralis remontó un 10-5 inicial para sentenciar la final por el definitivo 3-1 que les proclamaba campeones.

No hay comentarios

Dejar una respuesta