Compartir

Los seguidores de CSGO hemos vivido una semana de lujo gracias a la ELEAGUE Major 2017 que se ha celebrado en Atlanta durante toda la semana pasada. La final se disputó ayer día 29 de enero y enfrentaba a dos auténticos pesos pesados del CSGO, Virtus.Pro y Astralis. Dos modos de vivir el CSGO muy diferentes pero que siempre nos regalan momentos épicos que recordaremos durante mucho tiempo.

Con un estadio completamente abarrotado, los equipos se disputaron los vetos y los mapas seleccionados fueron Nuke, Overpass y Train, tres mapas no muy habituales que han proporcionado cierta frescura a la final.

NUKE 12-16 VIRTUS PRO

Astralis partía desde el lado CT y se llevaba la primera ronda de pipas con una actuación brutal de Nicolai ‘Device’, que debería haberle dado ventaja al equipo Danés pero que rápidamente quedó ensombrecido por la superioridad de Virtus.Pro, que parecida dominar el mapa y que entraban como un cuchillo a los puntos de Bomba. Los polacos parecen haberle cogido la medida a este controvertido mapa y se llevaron ronda tras ronda hasta llegar al 1-5.

Astralis no podía dormirse en los laureles y tras varias ecos, consiguieron sanear su economía y equilibrar el mapa hasta llegar al 6-6 y meterle el miedo en el cuerpo a Virtus.Pro. Al final este empujón de Astralis resultó ser un mero espejismo y los polacos se pusieron las pilas llegando a la mitad del primer mapa con un 6-9.

Con el cambio de roles Astralis metió presión a la final, empujando el marcado hasta el 10-10 pero a Virtus no le temblaba el pulso y gracias a una buena defensa de punto de bomba y a un control de su economía realmente admirable, llevaron el marcador al 12-16 final.

OVERPASS 16-14 ASTRALIS

Perder el primer mapa fue muy duro para Astralis, pero en una final de Major no se regala nada y los daneses supieron levantarse y sacudirse el polvo,  ponerse a trabajar y llevarse el segundo mapa.

Los de Virtus.Pro partían esta vez en posición CT y se llevaban la ronda de pipas con un una magnífica actuación de  Paweł ‘byali’  y Wiktor ‘TaZ’. Astralis tomó una valiente decisión y forzó la compra desequilibrando la estrategia de Virtus.Pro, cogiendo ventaja frente a los polacos, poniendo el marcador en 6-2. Los polacos no querían que el partido se les complicara y presionaron con garra, pero la primera mitad del mapa se les escapó entre los dedos acabando 9-6.

En la segunda mitad, ahora como CTs, los de Astralis se llevaban la ronda de pistolas, poniendo aún más tierra de por medio entre ellos y los polacos de Virtus.Pro. Aun así, el mapa no estaba para nada decidido y los polacos querían remontar y llevarse la Major por lo que enlazaron dos anti-ecos y consiguieron llevar el marcador al 13-11 e incluso tomar la delantera con un 13-14. A punto de que Virtus.Pro se llevara la Major a su casa, los de Astralis tiraron de técnica y sangre fría y con tres rondas magistrales consiguieron el 14-16 y forzar el tercer mapa.

TRAIN 16-14 ASTRALIS

A estas alturas, ya todos nos dábamos cuenta de que estábamos viviendo una autentica final de infarto con dos equipos muy igualados en la cima del CSGO mundial. El tercer y último mapa iba a ser el clásico Train. Los de Virtus.Pro tenían clara su estrategia y atacaron B como un auténtico martillo pilón enlazando varias Rush consecutivas y sobrepasando las defensas de Astralis.

Virtus era pura potencia y se llevaron las primeras 7 rondas aprovechando la mala situación económica de Astralis. Precisamente cuando estos consiguieron su primera compra completa con AWP incluida, empezaron a marcar su territorio y a ganar algunas rondas que más tarde valdrían una final, situando la mitad del mapa en un 6-9.

En la segunda mitad, le tocaba a Astralis atacar. Las primeras rondas se volvieron a ir del lado de Virtus que se ponía en un cómodo 6-12 con una ventaja holgada. Todo el mundo pensaba que los daneses no se podrían reponer pero estos chicos tienen la cabeza muy fría y ronda tras ronda fueron dando la vuelta al resultado. Como siempre se dice “Comeback is real” y lo que parecía imposible se volvió realidad cuando los dos equipos llegaron al 13-13. Los de Virtus parecían abatidos mientras la euforia recorría las filas de Astralis que con un empujón llevaba al tercer mapa al 16-14 final a ganar esta primera Major de 2017.

No es una exageración decir que lo que se vivió anoche fue una de las mejores finales de la historia del CSGO, donde hay que destacar a dos jugadores en especial, Markus  ‘Kjaerbye’ Kjærbye por el lado de Astralis y Janusz ‘Snax’ Pogorzelski por el de Virtus. Si el nivel que se vió anoche prosigue todo el año podremos afirmar que nos espera un 2017 lleno de emoción y CSGO del bueno.

No hay comentarios

Dejar una respuesta