Compartir

Los organizadores del próximo campeonato nacional de Dinamarca de Counter Strike: Global Offensive se han puesto muy duros en su lucha contra las trampas y han establecido una normas tan restrictivas algunos de los mejores jugadores del país se han quedado fuera de la competición por meras sospechas de poseer algún programa que les de ventaja.

Estas normas han sido dadas a conocer esta semana y lo más llamativo del tema no es que queden fuera solamente los jugadores que alguna vez han sido banneados por el sistema “anti-Cheats” de Valve, (cosa que sería absolutamente lógica y que todos compartimos) sino que la organización también admite los baneos en el juego de Blizzard, Overwatch en los 730 días anteriores al evento para vetar a un participante.

Las normas impuestas por la organización han dejado fuera del campeonato a jugadores tan relevantes como Nikolaj ‘niko’ Kristensen de Heroic y Johannes ‘Borup’ de Tricked eSports, sobre los cuales nunca ha pesado duda alguna de su honradez en el Counter Strike: Global Strike pero sí que han sido reprendidos en la plataforma de Blizzard.

niko-368x424

El hecho que ha levantado más polémica es que en Overwatch no existe un Anti-Cheat en sí mismo, sino que jugadores relevantes investigan comportamientos sospechosos y pueden banear de oficio sin pruebas informáticas al respecto.

Ante esto se ha abierto el debate si se debe ser tan duro con estos dos jugadores y si es adecuado la inter-conexión entre dos juegos tan distintos para la lucha contra los cheats. Está claro que las trampas afean este deporte, pero hay que ser cuidadoso con las decisiones que se toman pues pueden afectar a la carrera deportiva muchos jugadores.

No hay comentarios

Dejar una respuesta