Compartir

Los seguidores de los FPS estamos de enhorabuena pues hace 18 años que el Counter-Strike llegó a nuestras vidas y cambió la forma de ver los videojuegos. Desde los cibercafés de finales del siglo XX a los grandes estadios donde juegan ahora los profesionales, el Counter-Strike ha crecido junto a nosotros.

Todo empezó como un simple “mod” del Half Life realizado por Minh Le y Jess Cliffe a los cuales les debemos horas de diversión. Poco a poco los chavales en los patios del colegio se citaban los unos a los otros para jugar a ese nuevo juego que enfrentaba a policías y terroristas.

La gran novedad que introducía el juego y que lo hacía diferente de los demás era la posibilidad de desarrollar estrategias para ganar las rondas. No era un simple “mata mata” y a pesar de su simplicidad, atraía desde la primera partida.

Hoy el Counter-Strike: Global Offensive es una máquina de hacer dinero. Es el tercer juego que más premios reparte al año con 25.000.000$ sólo por detrás del Dota 2 y el League of Legends y es el eSport que cuenta con más jugadores profesionales, cerca de 7.000 repartidos en todo el mundo.

Por supuesto el juego se enfrenta a grandes retos en el futuro. En un sector donde un juego con cuatro años de antigüedad se considera un clásico, CS:GO tiene que evolucionar año a año para atraer a nuevos jugadores sin perder su esencia y desencantar a los fans.

Sin mochilas propulsoras, magia o rayos láser, el Counter-Strike sigue siendo uno de los líderes del PC. Por poner una mancha a este cumpleaños, los seguidores esperábamos algún reconocimiento al juego por parte de Gabe Newell que nos ha dejado sin gallinas con gorritos ni confeti al desactivar las bombas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta