Compartir

Igual que en muchos deportes, la sombra del amaño sobrevuela cada cierto tiempo los eSports. Jamás un deporte quedará libre de toda duda, pero lo importante es poner medios para perseguirla. Valve quiere dar un paso más en la lucha contra la manipulación de resultados y aplicará una norma para regular las incompatibilidades entre los equipos en la próxima CS:GO Major de Londres.

La norma en resumen, lo que viene a decir es que prohíbe a cualquier jugador o equipo tener “cualquier interés financiero en el éxito o derrota de un equipo contra el que están compitiendo”. Esto en principio podría parecer extraño pero en los eSports es mucho más común de lo que pensamos. Para entenderlo mejor pondremos algunos ejemplos.

Dos grandes equipos afectados son Heroic y Astralis. En ambos equipos hay capital invertido de RFRSH Entertainment. Si Heroic superara la fase de clasificación, se crearía un conflicto con Astralis que accede al Major de Londres por invitación ya que este equipo es mucho más famoso que Heroic, con más repercusión en medios y RFRSH Entertainment podría preferir que ganase.

Lo mismo pasa con equipos con equipos donde ha invertido ESForce pues esta organización tiene interés en SK Gaming y Virtus Pro. que a priori, competirán en la próxima Major de Londres siempre que Virtus consiga clasificarse en el challange.

Según información de DotSports, ambas organizaciones han dicho que cumplirá la norma que introduzca Valve pero todavía no se sabe si por medio de la venta de sus participaciones en una de las organizaciones o simplemente retirando a uno de los equipos con menos posibilidades.

No hay comentarios

Dejar una respuesta