Compartir

La primera edición del ESL Clash of Nations by Movistar, jugada los días 27 y 28 de octubre, se ha saldado con la victoria de uno de los favoritos: Team Kinguin. El formato del torneo, jugado en dos días, nos ha permitido tener un fin de semana plagado de emoción con jugadores de primer nivel.

El viernes se jugaron siete partidas de la fase clasificatoria. Movistar Riders abrió la jornada cayendo derrotado ante Giants Gaming. Team Kinguin, que quedó segundo en los mundiales jugados en enero, terminó la jornada primero de grupo tras haber ganado a EnVyUs Academy y Giants Gaming, certificando su clasificación en el primer día. Por contra, EnVyUs Academy y KPI Gaming perdieron las dos partidas que jugaron el viernes y cayeron eliminados demasiado pronto. PANTHERS, ex-Outlaws, Giants Gaming, Movistar Riders y Endpoint se jugarían el pase el sábado 28.

Quedaban tres partidas para decidir a los semifinalistas del Clash of Nations. Endpoint y ex-Outlaws, ganadores el día anterior, abrieron el día con una partida espectacular que se llevaron los primeros por 16-13. Con esta victoria, cerraban además su clasificación a semifinales. Movistar Riders y ex-Outlaws se jugaban la tercera plaza clasificatoria. Los españoles, que desperdiciaron una gran ventaja obtenida en defensa, se acabaron llevando la partida por 19-16 tras una prórroga y mucho sufrimiento. En el partido por la cuarta plaza de semifinales, los alemanes de PANTHERS arrasaron a Giants Gaming. Los españoles no tuvieron ninguna oportunidad, y cayeron derrotados por un contundente 16-5.

SEMIFINALES

La fase final estaba servida: Endpoint – PANTHERS y Team Kinguin – Movistar Riders. El formato sería un mejor de tres partidas.

El equipo británico, con un quinteto de urgencia debido a la celebración del Gfinity Elite Series, tiró de la brillantez individual de sus componentes para aplastar por completo a PANTHERS. El equipo alemán no fue rival en ningún momento, perdiendo los mapas de Mirage y Overpass por 16-5.

La otra semifinal se jugó en los mismos mapas que la primera, pero con un desarrollo distinto. En el primer mapa, Mirage, los polacos cogieron rápida ventaja. Movistar Riders reaccionó tarde y, pese a que se acercó en el marcador, cedería el mapa por 16-11. El segundo mapa se convirtió en una batalla encarnizada. Ronda tras ronda, ninguno de los dos equipos parecía poder sacar ventaja. Sin embargo, Team Kinguin conseguiría ganar la última ronda, cerrando el marcador en 16-14 y pasando a la gran final.

FINAL

La final del Clash of Nations se presentaba de película: el favorito contra la sorpresa. Endpoint elegiría Miracle como primer mapa, pero no conseguirían sacar ventaja de ello. Team Kinguin sacaría la apisonadora, basando su juego en una defensa extraordinaria, y ganaría el mapa en algo más de media hora por 16-7.

Los británicos intentarían la machada en Cache, propuesto por Team Kinguin. Arrancaron como motos, situándose 2-8 en el marcador. Pero, en ese punto, la reacción del equipo polaco fue espectacular. Una capacidad ofensiva brutal les dio un parcial de 10-0, encarrilando la final y dejando a los jugadores de Endpoint sin contraataque posible. Tras el 12-8, las rondas finales fueron meramente circunstanciales hasta el 16-13 final.

Los polacos se proclamaron, por tanto, campeones de la primer edición del ESL Clash of Clans by Movistar, demostrando ser el equipo más fuerte del torneo y uno de los mejores del mundo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta