Compartir

Tras el primer día de la DreamHack Masters Mälmo, los resultados cosechados obligaban a cuatro organizaciones a poner rumbo a casa. El aspirante B.O.O.T-d[S] fue, como se esperaba, uno de esos cuatro, pero también lo hicieron mousesports (derrota ante Gambit y FaZe), EnVyUs (derrota ante G2 y Fnatic), y Virtus.pro.

La entidad polaca perdió de manera contundente ante Natus Vincere, y también contra un Renegades lejos del nivel de los favoritos. Entre ambos partidos solo fueron capaces de sumar 11 rondas a su favor, en un nuevo ejercicio lleno de errores en el que pashaBiceps volvió a tener gran parte del protagonismo. Sumando la DreamHack Masters 2017 a una ya preocupante lista de fracasos que hacen replantearse muchas cosas a la entidad.

Siendo uno de los equipos más veteranos de la escena, el quinteto formado por TaZ, NEO, pashaBiceps, byali y Snax llevan juntos desde enero de 2014. Muy pronto comenzaron a deslumbrar a toda la escena de CS:GO encumbrándose poco después en la IEM de Katowice. Tras ello llegaron infinidad de éxitos durante dos años que se cerraron con una fantástica conquista de la ELEAGUE Season 1. Esto les valió para terminar de ser considerados uno de los mejores equipos del mundo, y con razón.

La organización no podía estar más agradecida y feliz con esta escuadra legendaria, y al final del pasado 2016 les ofreció a todos una larga renovación hasta 2020, con una gran apuesta económica para poder retenerles. Consiguieron un tercer puesto en los WESG, un 2º puesto en la ELEAGUE Major, conquistaron la DreamHack Las Vegas, y todo parecía que seguiría igual en la feliz casa de Virtus.pro, sin embargo desde el pasado marzo las derrotas se han ido acumulando, y las eliminaciones a primeras de cambio como la recién sufrida en Mälmo. Ni siquiera intento de soluciones como poner a pasha de AWPer al perder puntería a corta-media distancia sirvió para arreglar las cosas, y tras más de tres años todos los seguidores esperan cambios en un roster muy venido a menos, e incapaz de levantar cabeza, pero que a la organización puede costarle más de lo deseado después de la pasada renovación.

No hay comentarios

Dejar una respuesta