Compartir

El meta de Hearthstone apenas se ha movido tras la salida del Proyecto Armagebum. O al menos, esa es la sensación que da. Pero, ¿es real? ¿siguen jugándose los mismos mazos? ¿han cambiado los porcentajes de victoria? Hace hoy nueve días de la última expansión y, pese a que puede ser pronto, ya podemos observar los primeros pasos hacia los que se encamina el meta competitivo.

Nadie esperaba una revolución completa del meta de Hearthstone con la salida de la expansión. Sin embargo, los mejores arquetipos que se jugaban justo antes de la misma son los mismos que se siguen jugando ahora. Pícaro Impar, Cazador Últimos Alientos, Druida Malygos, Brujo Zoo o Paladín Impar son algunos de los ejemplos de mazos que superaban el 52% de ratio de victorias y no se han bajado de esa cifra.

Sin embargo, casi todos ellos han recibido incorporaciones importantes que les han ayudado a mantenerse e incluso, en algunos casos, han permitido que convivan dos versiones muy distintas del mismo arquetipo. Este es el caso del Cazador Últimos Alientos, que funciona tanto con la versión de antes de la expansión como en su nueva variante llena de robots con Zilliax y Bomba Araña.

En el caso de Brujo Zoo, el hechizo legendario El Alma-cén, Infusión de Almas o Diablillo Duplicador han cobrado mucha importancia, del mismo modo que la sinergia de robots lo ha hecho en Paladín Impar o algunas versiones del Pícaro Últimos Alientos. La otra cara de la moneda son Big Druid, Chamán Par o Pícaro Impar, que apenas han recibido modificaciones. A falta de que el meta se termine de sedimentar, el Proyecto Armagebum parece haber sido una muy buena expansión llena de aire fresco para el título de Blizzard.

No hay comentarios

Dejar una respuesta