Compartir

El cuarto encuentro del gauntlet de la LCK entre Gen.G y SKT dejó uno de los momentos mas simpáticos del competitivo en los últimos meses, un extraño bug en el que todos los componentes de la partida se paralizaron alrededor del Nashor…menos Tahm Kench.

El campeón manejado por Effort era el único que tenía movilidad una vez se paralizó la Grieta del Invocador casi en su totalidad, un segundo en el que la sombra del remake se volcaba sobre Gen.G, que perdia 2-1 en la serie y tenía esta partida más que ganada con 10K de diferencia y casi toda la base rival tirada.

En ese momento entró en juego el Chronobreak, la herramienta de Riot Games para el competitivo en el que se puede volver a un punto concreto de la partida si esta se rompe como pareció pasar en el minuto 44, y así fue.

Finalmente la partida pudo reanudarse desde un punto anterior al bug, justo antes de que Gen.G comenzara su segundo Nashor de la partida y con el que parecían cerrar del todo la partida.

Con el marcador puesto en el minuto 44:03, la partida volvió y después de un amago de pausa, Gen.G realizó el Nashor y SKT escapó, algo que no había hecho en la jugada anterior. A la postre no cambió nada, el quinteto liderado por Faker arriesgó yendo al anciano pero Haru lo robó para los suyos en el único momento, finiquitando la partida y poniendo el 2-2 en la primera fase de las finales regionales de Corea.

No hay comentarios

Dejar una respuesta