Compartir

Sonaban tambores de guerra en París. La capital francesa acogía la gran final de la LCS EU en su Summer Split. En dicho combate G2 eSports y Misfits pelearían por alzarse campeones y así viajar a los Worlds como cabezas de grupo. Los samuráis buscaban prolongar su reinado una temporada más, y los conejos pretendían acabar con esta dinastía de una vez por todas.

Ayer, el AccorHotels Arena de París, a orillas del río Sena, vivió una intensa serie entre Fnatic y H2K en la lucha por el tercer puesto. Hoy, el estadio se llenó en busca de más emoción para el público francés. Todos los pronósticos colocaban a G2 como claros favoritos, borrando del mapa todo atisbo de igualdad. Sin embargo, el factor sorpresa podría jugar a favor de unos Misfits más crecidos que nunca. Los samuráis no habían firmado una gran temporada regular, aunque demostraron ante H2K que estaban volviendo a su mejor nivel.

Con hasta cuatro debutantes saltaba Misfits en esta gran final (tan solo PowerOfEvil contaba con experiencia en este tipo de citas). En cambio, para G2 las finales les resultaban más que familiares. Territorio inexplorado para unos, el pan de cada split para otros. Bajo esta tesitura, saltábamos a la Grieta del Invocador.

Mithy y Alistar, una combinación peligrosa para los rivales

Los primeros minutos estuvieron protagonizados por el duelo en la jungla. Control del rival, robo de campamentos y tímidos gankeos mantuvieron la atención del público. La primera sangre llegó de forma tardía, en una intensa confrontación en la zona superior del río. PoE se llevó esta ansiada baja, aunque G2 se llevó después la vida de Maxlore. Las batallas grupales se sucedieron de forma continua, y los samuráis comenzaron a imponerse aprovechando la ansiedad rival y a un Mithy espectacular con Alistar.

La mala toma de decisiones de Misfits les llevó a perder un inhibidor, pues Alphari no pudo defender en desventaja numérica y el resto de sus compañeros tampoco fue capaz de acabar con el Barón Nashor. Superioridad estratégica de G2 eSports. Con este dominio, el conjunto samurái aseguró el bufo y, con una sólida teamfight posterior, puso fin a la partida. Los nervios mermaron la toma de decisiones de unos Misfits demasiado erráticos en el macrogame. G2 demostró dominar en prácticamente todos los aspectos de la partida.

Perkz y Trick han vuelto definitivamente

Repitió Mithy con Alistar, y esto parecía tenerlo controlado Misfits. Apostaron por una botlane más agresiva con Xayah y Tresh, mientras Maxlore sacaba su conocido Rengar. En la midlane, Perkz volvió a escoger un personaje para dominar la línea: Lucian. Sufrieron Mithy y Zven en la línea inferior, tal y como estaba previsto. No estaba previsto, sin embargo, que PoE resistiera con tanta solvencia en el carril central. De hecho, Maxlore se llevó la primera sangre después de que Perkz se quedase muy tocado en el uno contra uno.

No obstante, el croata se recuperó con una buena rotación de su equipo, llevándose las vidas de Maxlore y Alphari. Misfits no respondió con nada en ese momento, pero logró dos cazadas consecutivas poco después. Trataron de hacerse con el Nashor tras ello; decisión errónea, pues tan solo llevábamos 20 minutos de partida. Una vez la variable del Nashor quedó descartada, G2 recuperó distancias a base de cazadas. Misfits cometió graves errores de posicionamiento, y el Barón quedaba a disposición de los samuráis.

PoE y Alphari (con un cuádruple provocar de Shen) lograron frenarlo in extremis, pero G2 era muy superior en el cinco contra cinco. Ahora sí, los de Ocelote siguieron insistiendo y se llevaron el Nashor en otra intentona. Doble kill para Perkz y G2 ponía rumbo hacia otra victoria que confirmarían pocos minutos más tarde. Mención aparte merece, de nuevo, el Alistar de Mithy, que denegó constantemente las iniciaciones de Maxlore.

Draven no frenó la cuarta corona de G2 eSports

Cayó Alistar a manos de IgNar esta vez, pero Mithy lo contrarrestó con Morgana. La sorpresa que alentó al público francés fue la elección de Draven por parte de Hans Sama. Misfits se la jugaba en esta tercera partida. Pese a todo, la primera sangre fue para Perkz, que repitió con Lucian. Misfits les devolvió el golpe acabando con la vida del midlaner y de Trick poco después.

Lo cierto es que en esta ocasión Misfits firmó un convincente early/mid game. Su principal objetivo, que Draven obtuviese una kill sin morir previamente. Tardaron en conseguirlo, pero lo hicieron al minuto 23 y la partida se les colocó muy de cara. No obstante, fueron incapaces de bajar con rapidez la vida del Barón Nashor. G2 sacó provecho de ello y terminó llevándoselo gracias a su composición de doble tirador. Los samuráis no iban a dar la partida por perdida.

Este Nashor dilapidó las esperanzas de Misfits. Aunque fueron capaces de atrapar a Mithy, los samuráis esperaron para reunirse y asediar a través del carril superior. Con una gran iniciación sobre Maxlore, G2 arrasó en superioridad numérica para terminar derribando la base de los conejos. Este inesperado final de partida devolvía a G2 eSports a lo más alto de Europa.

g2-lcs-eu-campeones-summer-2017

Cuarta corona consecutiva para los reyes de Europa. Pese a firmar una pobre temporada regular en verano, sus dudas se han disipado por completo y vuelven a saborear la gloria. Trick y Perkz recuperaron su mejor versión, sí, pero la actuación de Mithy, MVP de la final, brilló por encima del resto. Gracias a esta victoria, G2 eSports acude a los Mundiales como cabeza de grupo, y contará con un emparejamiento más favorable a priori, salvo que la suerte esté en su contra.

No hay comentarios

Dejar una respuesta