Compartir

Máxima tensión entre G2 eSports y H2K al comienzo de la semifinal. La ansiada final de París se antojaba, quizás, algo más sencilla para cualquiera de estos dos equipos tras la inesperada victoria de Misfits sobre Fnatic. Por ello, esta serie cobraba una importancia todavía mayor. Ambos equipos, no obstante, llegaban a esta cita con sensaciones dispares.

G2 había dejado claro que no atravesaba su mejor momento, pues su tramo final de temporada suscitó muchas dudas, que se confirmaron en el encuentro de cuartos de final frente a Splyce. Por contrapartida, H2K acudía en un momento de dulce, habiéndose alzado como mejor equipo del grupo B con unas últimas jornadas muy convincentes. Por desgracia, aunque la igualdad se antojaba como tónica general de la serie, lo cierto es que esta brilló por su ausencia.

G2 resurgió en el momento indicado

El primer mapa comenzó con una calma esperable dado el estilo de juego de ambos equipos. Tan solo se rompió en momentos muy puntuales, como la primera sangre que Expect se llevó sobre Odoamne con la ayuda de Trick. En estos primeros minutos de pausa, Jankos se dedicó a incomodar con Nunu en la jungla rival.

Se dio paso a la acción en torno al segundo dragón de montaña, que finalmente aseguró H2K tras una tensa batalla en la que ningún jugador terminó sucumbiendo. Tan solo se quemaron varios hechizos de invocador. Posteriormente, ambos conjuntos se llevaron alguna baja aislada gracias a buenas encerronas. H2K tomó la ventaja en la zona del Barón Nashor y se dispuso a bajar rápidamente la vida del bufo. Sin embargo, Trick logró robarlo y darle la ventaja a G2 con una estelar jugada. Flagrante error de Jankos, que no fue capaz de ejecutar adecuadamente el combo con Nunu para asegurar el Barón.

Gracias al Nashor, G2 derribó varias torretas y se adelantó considerablemente, aunque esto no resultó definitivo. H2K esperó al siguiente Barón y logró llevárselo en esta ocasión. Sin embargo, una buena iniciación de Trick poco después dinamitó la ofensiva de H2K. Nuclear también fue cazado a posteriori, error que le costó a su equipo un inhibidor y, prácticamente, la partida.

En otro festival de definitivas por parte de ambas escuadras (Perkz se lució con una espectacular Onda de choque), G2 se hizo con el tercer Nashor para terminar de sentenciar la partida. Solo necesitaron una última iniciación para derribar el nexo de H2K y llevarse un primer mapa con gran contundencia en el late game. 

Volvió la mejor versión de Trick y Zven

La primera sangre fue nuevamente para el dúo coreano de G2 sobre Odoamne en unos lentos primeros minutos. La botlane samurái tomó la iniciativa enfrentándose sin miedo a Nuclear y Chei. Aunque parecían haberse excedido cuando el Teleportar de Odoamne estaba llegando a su espalda, Expect se lo interrumpió para que sus compañeros se llevasen la vida de la botlane de H2K. De forma paralela, Trick y Perkz acosaron a Febiven.

G2 volvía a tomar las riendas de la partida, aunque esta vez se aventajaron de forma mucho más temprana que en la primera partida. El mejor G2 estaba resurgiendo en el momento preciso. H2K logró frenarles en cierta mediada, impidiendo que se hicieran con el Nashor mediante la Onda de choque de Febiven. Además, las acertadas flechas de Nuclear mantuvieron a H2K en la partida. Pero solo durante unos pocos minutos.

Todas las herramientas para iniciar con las que G2 contaba dejaron a H2K sin ideas. Trick, sensacional en ambos mapas, lideró dichas ofensivas del conjunto samurái, aunque Zven no se quedó atrás en absoluto. El tirador danés recuperó su mejor nivel y hostigó a H2K hasta la saciedad. Con todo este poderío en su haber, G2 se llevó la segunda partida en poco más de media hora. 

La presión hizo mella en unos H2K irreconocibles

Las tímidas confrontaciones iniciales entre ambos equipos no llegaron a mayores. En cambio, Perkz logró aniquilar a Febiven en el uno contra uno pese a haber sufrido durante los primeros niveles. Esto reflejaba la diferencia de confianza entre estos jugadores.

El midlaner croata volvió a salir victorioso poco después, incluso en inferioridad numérica. En la botlane. Zven y Mithy fueron nuevamente superiores a sus oponentes. El acoso permanente sobre Febiven terminó de desconcentrar a los integrantes de H2K, que dieron la partida por perdida en menos de un cuarto de hora.

Jankos y compañía trataron de recuperar la moral mediante cazadas, aunque tampoco les sirvió de mucho. La ventaja era ya insalvable para ellos. G2, capitaneados por un Perkz sensacional (nombrado MVP de la serie), asedió con paciencia a unos rivales muy tocados. No llegó, siquiera, a media hora de duración este tercer mapa que los samuráis se llevaron entre risas. Decepción mayúscula (una más en playoffs) para H2K

Ya se conoce, pues, qué dos equipos se enfrentarán en la gran final de la LCS EU en París. G2 eSports volverá a defender su trono en la final, y esta vez lo hará ante los sorprendentes Misfits. El conjunto de PowerOfEvil y compañía, además, han asegurado su presencia en los Worlds tras la victoria de G2 en semifinales. En juego estará el honor y la condición de cabeza de grupo en dichos Mundiales de China.

Por otro lado, el partido por el tercer y cuarto puesto entre H2K y Fnatic carecerá de relevancia, pues la diferencia de puntos entre estos equipos es muy significativa y el resultado no influirá en la estructura del Clasificatorio Regional por la tercera plaza de los Mundiales.

No hay comentarios

Dejar una respuesta