Compartir

Las dos primeras jornadas de Superliga Orange de League of Legends estuvieron dominadas por los empates. Solo KIYF pudo sumar tres puntos en la primera jornada, y la locura continuó en la segunda con dos nuevos empates, aunque con Riders y Giants sumando su primera victoria. Dos equipos que no han tenido fortuna de mantener esa racha al ser sorprendidos por Army y eMonkeyz respectivamente.

Los gigantes se pierden en la jungla de los monos

La primera serie del día debía ser una victoria clara de Vodafone Giants, y comenzó siendo así. Todo porque Yoppa le partía la cabeza a Moryo en top, y aunque Monk y Tarky dominaban en bot, sus errores les costaban caro al equipo. Con los minutos, Monk tiraba del carro con Lucian, pero Mystiques marcaba diferencias con Rakan.

El support de los gigantes protagonizaba los principales combos del equipo, aunque aun con ello los monos seguían vivos. Todo hasta que en un Nashor muy arriesgado, Yoppa se marcaba una triple para firmar el ACE y llevarse ellos al Barón. Un Yoppa que terminó splitpusheando a placer, aprovechando las distracciones de sus compañeros hasta tirar el nexo en solitario.

Y cuando parecía que los pronósticos se mantendrían, los monos despertaron y de qué manera. Todo lo que no apretaron los monos en early en la primera si lo hicieron en esta, con un Czekolad descomunal con Syndra haciendo suya la Grieta.

El dominio del midlaner polaco se trasladaba al resto de líneas, en las que tanto Moryo como Monk se encontraban muy cómodos y controlando en todo momento gracias a las rotaciones de su compañero. Hasta DahVys se contagió del fantástico juego reventando con Xin Zhao y siendo un auténtico quebradero de cabeza. Y Tarky con Braum era el gran escudo que paraba cualquier respuesta rival. Un stomp de manual que terminó con un Nashor muy fácil que les ayudó a terminar de asediar a Vodafone Giants y firmar un nuevo empate en esta temporada.

Kadir destroza a unos jinetes que se mantienen invictos

Para cerrar este lunes llegaba el partidazo de la jornada entre ASUS ROG Army y Movistar Riders. Los jinetes venían de ganar fácil a eMonkeyz, pero Army iba a ser un hueso duro de roer. Cinkrof y Kadir marcaban diferencias en un encuentro de idas y vueltas.

En esa locura Riders iba mordiendo y empezando a dominar, un control que les sirvió para hacerse con el Barón sin oposición, abrir líneas y encerrar a Army en base. Pero la armada se defendía con garras y dientes y Kadir seguía tirando del carro con Graves, más a medida que iban pasando los minutos.

A Riders empezaron a entrarle las prisas y los nervios, y el no poder cerrar les hizo conceder el Dragón Anciano. Una jugada en la que rascaban primer inhibidor pero que pagaban caro con un 4×1 en la que gastaban demasiados recursos. Army se lanzó a por el Nashor y asediar al rival, concluyendo todo en una fantástica triple de Sedrion. De tres torres al nexo en apenas unos segundos para el 1-0.

Con el 1-0 para la armada, estos buscaron sorprender con Taric medio y Maestro Yi para Kadir. Un combo que puso muy contra la pared a Movistar Riders, a quienes se les vio bastante nervioso durante el encuentro. Por suerte para ellos, Jeskla terminaría apareciendo para salvar la papeleta.

El combo Taric-Yi marcaba diferencias. El jungla estuvo a punto de sentenciar casi en los primeros minutos rozando la triple en un uno contra cuatro con la ulti de Taric encima. Jugada en la que Riders escapó por los pelos con una valiosa kill en el bolsillo. Ambos equipos cometían errores, un nerviosismo en el que Army no estaba nada cómodo.

En esa locura el más listo fue Jeskla, cuyos posicionamientos fueron clave para sacar ventaja de cada teamfight, en la que siempre se mascaba la heroica de Kadir y que siempre se quedaba a punto de la sentencia, hasta que en una de estas, Maestro Yi se marcaba una triple que les dejaba vía libre al Nashor.

En el asedio, Riders tiró de orgullo, pues iban a vender muy cara su posible primera derrota de 2018. Nuevamente, y en unas escaramuzas bastante locas en las que podía pasar de todo, el Kog’Maw de Jeskla mataba a placer siempre en el sitio oportuno, gracias al cual Movistar Riders consiguió remontar la partida y terminar subiendo de nuevo el empate al marcador en una serie que pudo terminar con victoria clara para cualquiera de los dos. Un auténtico partidazo con el que poner fin a este primer lunes de junio.

No hay comentarios

Dejar una respuesta