Compartir

Hay cosas que nunca cambian, y la región taiwanesa parece ser una de ellas. Este pasado fin de semana se celebró la gran final de la LMS, en la que una vez más Flash Wolves se coronó como campeón. Con este split, ya son cinco temporadas consecutivas en la que la organización levanta el trofeo, alargando su leyenda.

Con la creación del equipo y su llegada a la LMS, muy poco tardaron en imponer su dominio. Un segundo y tercer puesto en la primavera y el verano de 2015, auguraban un buen futuro, y tras ello, 2016 y 2017 estuvieron bajo el dominio de Flash Wolves, así como esta primavera de 2018.

La temporada llegaba con cambios, como la sensible baja de Karsa, que junto a Maple y SwordArt era el único superviviente de aquella primera plantilla. Sin embargo llegó Moojin, jungla de Red Bulls, para destrozar la Grieta y proclamarse rookie de la temporada, además de rozar el MVP conseguido finalmente por PK, toplaner de G-Rex. También sorprendía el novato Hanabi, que desbancaba a MMD de su puesto, consiguiendo el premio a segundo rookie del split. Junto a ellos, Maple, Betty y SwordArt continuaron a su habitual nivel.

 

Esto permitió que Flash Wolves se pasease en temporada regular con un parcial de 13-1, cayendo solo ante G-Rex. El casi perfecto resultado les llevó, con billete directo para la final, a unos playoffs donde no estaban ahq o Hong Kong Attitude, que tras su paso por los Worlds 2017 quedaron relegados a casi el farolillo rojo de la región. Allí no se dejaron volver a sorprender por G-Rex, destrozándoles por 3-0 en una auténtica exhibición general, donde Betty, SwordArt y Maple volvieron a brillar con luz propia.

No hay comentarios

Dejar una respuesta