Compartir

En este viernes santo 30 de marzo, las principales miradas de la escena estaban puestas en Berlín para vivir la primera de las semifinales de esta LCS europea. Un autentico partidazo que enfrentaría a Splyce contra G2 eSports.

Splyce llegaba de destrozar a ROCCAT, pero los samuráis habían podido descansar y practicar mucho más tras ganarse, con un fenomenal tramo final de temporada, el acceso directo a estas semis. Ambos buscando la que sería la primera final de Odoamne o Jankos, tras vivir ambos cinco semifinales, tres de ellas juntos.

Se preveía una gran final, igualada, tensa. Pero tras un inicio de serie complicado, G2 metió quinta para terminar arrollando a las serpientes. Un resultado con el que hacían historia, logrando la quinta final consecutiva de los de Ocelote en la LCS EU. La quinta final de PerkZ, un 100% de victorias en playoffs en Europa en toda su historia. Todo tras una temporada en la que muchos no depositaban muchas esperanzas con el reinicio de plantilla.

Splyce sí castiga los errores

Los primeros en golpear serían las serpientes. Un fantástico Xerxe cazaría a PerkZ, pero Jankos respondía de manera inmediata matando a Odoamne. Esto marcaría un guión que se seguiría repitiendo de continuos intercambios de golpes, el cual se rompería en un mal engage de Splyce en la que G2 dividió la pelea con un colosal Jankos y terminaban con un 3×0 y Nashor gratis.

Uno de los héroes estaba siendo un Wadid en un rol muy sacrificado con Tahm Kench, a quien cazaban varias veces, lo que impedía que G2 pudiese cerrar. Un paso de minutos que beneficiaba a la Sivir de Kobbe cuyo daño cada vez era más letal.

El propio Kobbe fue el héroe matando en solitario al Dragón Anciano, mientras G2 rusheaba el Nashor y era castigado por el resto de serpientes. Aun con el Nashor en contra, Splyce se lanzó a por todo y una cazada sobre Hjarnan sentenció la pelea pues sin tirador, la teamfight fue muy gratis para las serpientes que ponían el 1-0.

Los samuráis empiezan a carburar

Con el cambio de lado, cambió también el guión del encuentro. Los samuráis comenzaron dominando con un Wunder colosal con Swain, llegando a ganar los 2 contra 1. En la jungla Jankos estaba muy activo con Skarner, llevándose la primera sangre además de asegurar dos dragones infernales.

La ventaja era para G2, pero Splyce, con setup de late, era quien trataba de proponer acción. Una buena rotación abajo significó torre para las serpientes, pero a cambio sacrificaban la de medio, una jugada nada rentable, y menos cuando con un doble teleport llegaba G2, con Swain reventando a todos los miembros con la ultimate.

Los minutos pasaban, y de nuevo Splyce se veía con posibilidades a largo plazo, pero el trabajo de visión de G2 era sensacional, lo que les permitía mantener el dominio y conseguir un Nashor con el que abrieron base. Tras ello, la bola de nieve fue imparable, y el empate en la serie no tardó en llegar.

La Grieta, al servicio de los de Ocelote

G2 repetía en el lado azul, y Splyce baneaba al Tahm Kench de Wadid, de nuevo brillante en el segundo mapa. Eso permitía que Wadid volviese a pickear a Swain, campeón que había ganado las dos partidas anteriores y había brillado especialmente en manos del toplaner danés.

Sin embargo los que tratarían de dominar el encuentro fue un Splyce que, en manos de Xerxe, metían mucha presión. Con el dominio de las líneas, Splyce volvió a intentar la rotación a bot, Wadid era cazado, pero G2 se daba la vuelta y los que terminaban muriendo también eran kaSing y Xerxe, lo que significaba primera torre para los samuráis.

G2 metió de nuevo una marcha más, consiguiendo una fantástica pelea en el Heraldo. Con las líneas de Splyce tocadas, empezó el baile en el Nashor, que terminó cayendo para G2 tras un par de cazadas sobre Odoamne.

La base serpiente se abría, pero Splyce se defendía. Una cazada sobre PerkZ le dio esperanzas y se lanzaron a por un Nahsor que parecía gratis, pero apareció Hjarnan con el Abajo el Telón para destrozar a todo el equipo. Quadra para el tirador sueco, ACE, y G2 se ponía por delante en la serie.

Los samuráis hacen historia en Europa

El tiempo corría ya en contra de Splyce, a quien se le empezaba a ver demasiado nervioso tras el empate. Quizá las ideas eran buenas, pero las ejecuciones no, como un intento de invade al 1 en el que gastaban muchísimos elementos para nada.

Sin Swain, Wunder pickeaba a Fiora, con la que también volvió a dominar. Pero el que impondría su ley era de nuevo Hjarnan que, ahora con Tristana, era quien se llevaba la primera sangre y, en cada pelea, sumaba y sumaba, además de mantener un farmeo de locura.

Aunque Splyce rascaba alguna cazada y algún objetivo, G2 estaba muy cómodo, especialmente su tirador. Suyo era el timing de la partida, y tras conseguir un Nashor destrozaban muy pronto todas las líneas. Hjarnan conseguía la full build para Tristana al 30′.

Nisqy era el gran héroe de Splyce. En cada mapa siempre era la gran esperanza, uno de los nombres propios de esta semifinal, pero ni en las anteriores ni en esta partida pudo obrar el milagro en solitario. Aun así Splyce lo intentó a la desesperada pero caían mientras intentaban el Nashor.

De nuevo el snowball fue de manual, y Splyce, muy perdido, era incapaz de responder. El dominio fue aplastante y el nexo no tardó en caer. El 3-1 subía al marcador y G2 eSports hacía historia. Desde su creación, nunca han faltado a una final, y en la primavera de 2018 no iba a ser diferente. Jankos además rompía su maldición tras caer en cinco semifinales. También significa la primera final de Hjarnan y Wadid. Pero aunque es la primera de todos ellos (a excepción de Wunder con una), estarán liderados por un PerkZ que ya sabe lo que es jugar y ganar en las cuatro finales anteriores.

No hay comentarios

Dejar una respuesta