Compartir

Fabian ‘Grabbz’ Lohmann ha sido uno de los entrenadores referencia durante las últimas semanas de LCS EU. Parte de la gran mejoría de ROCCAT recae sobre sus hombros, ya que ha sido capaz de que los pumas lograsen una racha de hasta 6 victorias consecutivas. Aun así, finalmente esta hazaña no les servía para clasificarse a los playoffs.

Una vez, pues, acabada la temporada regular, el coach mexicano-alemán ha decidido destapar algunas de las verdades más crudas en lo referente a los entrenamientos privados entre equipos. Grabbz se ha mostrado bastante crítico con la actitud de los jugadores europeos en general y ha decidido compartir su opinión en una entrevista realizada en The Score eSports.

El entrenador de ROCCAT no quiso, en primera instancia, hacer referencia a los equipos de la tabla alta, porque confiesa que dichos clubes no quieren programar scrims con otro que tuviese un récord de 0-7. En lo que respecta al resto, Grabbz critica ciertos aspectos con dureza: “Algunos jugadores están más relajados, así que su actitud consiste en pensar que ‘solo se trata de una scrim, a quién le importa, puedo trollear un poco, puedo probar mis límites’, como ellos dicen. En su mente esto suena correcto pero no parecen darse cuenta de que estos entrenamientos son muy importantes”, asegura.

Grabbz sigue argumentando su dura crítica: “Los jugadores en Europa (obviamente, no todos) no son profesionales, sino simplemente niños jugando al juego y a ellos no les importa, no lo ven como un trabajo. Cuando llegué a ROCCAT y les pedí a mis jugadores que estuvieran aquí a las 2 en punto, se sorprendieron cuando me enfadé porque llegaron cinco minutos tarde. Yo les dije que si tu jefe te pide estar a las 2, debes acudir antes”.

De todos modos, el coach cree que esta situación se da menos entre los mejores equipos: Los equipos ‘top’ tienen más jugadores a los que esto les importa, y por ello son cada vez mejores, mientras que el resto de equipos no mejora en absoluto”, opina. Diría que la media de duración de una scrim en Europa ronda los 15 minutos. La mayoría de partidas se acaban a los 10 minutos porque los equipos se rinden. Un jugador muere una y otra vez en este tiempo, y ya no tiene sentido seguir con la scrim, porque es una situación que no te vas a encontrar en el escenario. Es complicado que un entrenamiento se desarrolle correctamente y en condiciones normales”, declara Grabbz.

“Además, con la falta de equipos hermanos, como los que tienen Fnatic y Misfits, se produce una desventaja. Si (en una scrim) vas por delante, y el equipo enemigo pausa, no puedes obligarle a que sigan jugando porque simplemente ellos no quieren y se dedican a morir hasta que aceptas el remake. Esto, según considera Grabbz, dificulta que los clubes sin equipos hermanados puedan mejorar, porque no es un ambiente controlado y los rivales no tienen ningún incentivo por seguir jugando una partida en la que se encuentran perdiendo. El entrenador recalca que se trata de una actitud extendida entre los clubes más inferiores y, se refiere especialmente a uno en concreto que prefiere no revelar.

No hay comentarios

Dejar una respuesta