Compartir

Ya ha llegado a League of Legends la primera actualización de la temporada 8. Con estas modificaciones se pone en marcha el año competitivo, dado que todas las competiciones profesionales (LPL, LCK, LCS…) arrancarán bajo los ajustes del parche 8.1. Además, las colas clasificatorias y el sistema de Honor se reiniciarán a partir del 16 de enero.

La primera y principal novedad de este parche no es relativa al metagame, y es que los jugadores que compitan en Challenger esta temporada podrán jugar con un compañero (dúo) en SoloQ. En 2017, los jugadores pertenecientes a esta división se enfrentaban a menudo contra parejas de nivel Maestro, algo que reunió las quejas de muchos jugadores y que finalmente Riot Games ha decidido modificar.

Con respecto a campeones, lo cierto es que los ajustes son más bien minúsculos. Personajes como Ornn permanecen invulnerables al transcurso de las semanas, por lo que el Dios de la forja podría protagonizar buena parte del inicio de la temporada competitiva como campeón continuamente baneado en la fase de selección, muy posiblemente.

Brand recibe un pequeño buff en su pasiva, que a partir de ahora infligirá un 4% (antes, un 2%) de la vida máxima del objetivo. Esto es en gran parte debido a la desaparición de la maestría Toque de muerte ígnea. Graves también recibe una mejora en su Q (menos coste de maná en los últimos niveles y un segundo menos de enfriamiento en cada nivel) y su W, Pantalla de Humo, ralentizará bastante más a cambio de una menor duración. Otro jungla que ha recibido cariño por parte de Riot es Skarner, que ahora contará con una E más poderosa (más daño y 0,5 segundos más en su aturdimiento).

También se han producido algunos nerfs imprevistos a Heimerdinger (en el daño su Torreta evolucionada con la definitiva) y a Kayle (menor velocidad de ataque básica), pues se trata de campeones poco comunes en la actualidad.

Finalmente, Zoe permanece en el punto de mira del equipo de balance. La combinación de su Q y su definitiva se realiza de forma más lenta, para que los enemigos dispongan de mayor tiempo para reaccionar. Su trampa somnifera, E, ahora tarda un poco más en formarse sobre el suelo, y el portal de salida de su R aparece de forma instantánea. En definitiva, pequeños ajustes que no castigan en exceso a esta amigable campeona.

En lo que incumbe a las runas reforjadas, tan solo Depredador recibe una pequeña mejora. Además, la combinación de la rama de Valor otorga mejores estadísticas (vida acompañada de daño o velocidad de ataque), ya sea como primaria o secundaria. Todos estos cambios del parche 8.1 ya se encuentran en vigor en el servidor de League of Legends y servirán para estrenar su octava temporada.

No hay comentarios

Dejar una respuesta