Compartir

Concluido el Campeonato del Mundo para G2 eSports tras sufrir la eliminación a manos de Royal Never Give Up y Samsung Galaxy, el midlaner croata Luka ‘PerkZ’ Perković quiso hacer reflexión de todo lo que ha sido este 2017 para él, y sobretodo para el equipo, que podría estar cerca de un reinicio y dejar de ser cómo lo conocíamos hasta ahora.

El jugador comienza analizando el dulce comienzo del equipo, en el que volvieron a coronarse campeones de la región sin encontrar apenas oposición, salvo a manos de un Fnatic que comenzaba a carburar peligrosamente bien. Tras ello llegó un sensacional MSI donde por fin demostraron su potencial de manera internacional, tumbando a gigantes como Flash Wolves, Team WE, y haciendo sudar a todo un SKT en la gran final e incluso rascando un mapa al tricampeón del mundo.

“comenzamos a ser un equipo”

Llegó entonces el split de verano, que comenzó bastante complicado para un G2 muy cansado y sin haber podido practicar el nuevo parche tras su paso internacional. “Tuvimos una larga conversación en equipo y empezamos a sacrificarnos más los unos por los otros, dentro y fuera de las partidas. Empezamos a convertirnos cada vez más en un equipo de verdad“. Esta actitud volvió a llevarle en volandas a unos playoffs donde Splyce plantó cara, pero nadie pudo impedir el cuarto título samurái. “Le dije a Mithy que si ganábamos a Splyce, volveríamos a ser campeones. […] Contra H2k estuve mucho más confiado y fue una sorpresa ver a Misfits en la final. […] Tenía miedo de enfrentarme a Caps, el mejor midlaner de las scrims“, confiesa PerkZ. Finalmente no fue así y Misfits, aunque plantó cara, fue otra víctima de G2. “Ganar el cuarto split consecutivo fue probablemente la mejor sensación de mi vida. El primer jugador occidental en conseguirlo, me hizo creer que por fin había logrado algo, aunque seguía teniendo hambre de mucho más“, y llegó el Campeonato del Mundo.

“El partido contra Fenerbahçe pudo ser nuestro último juntos”

Frente a un nuevo reto internacional, y tras haber conquistado de nuevo los dos splits de la temporada, PerkZ no podía sentirse más confiado, y tampoco más unido con su equipo: “Sentía que éste era mi año y que podía liderar al equipo. Les dije que me quería ir temprano a Corea a trabajar y Mithy y Zven se quisieron venir conmigo. Ese fue el punto en el que me di cuenta de lo mucho que quiero a mis compañeros de equipo“. Sin embargo en la bootcamp aunque comenzaba con fantásticos resultados, pronto empezaron a caer en rendimiento. Algo que se vería reflejado en los encuentros del Mundial donde caerían tras la segunda derrota contra Samsung.

El encuentro contra Fenerbahçe fue especialmente duro para mi. Había que rehacerse tras la eliminación y aquel pudo ser nuestro último partido como equipo. Mithy me lo recordó y me pickeó Yasuo sabiendo lo mucho que quería jugarlo en línea al menos una vez“. Tras ello, PerkZ se despide de sus seguidores advirtiendo que necesita un descanso de algunas semanas tanto de streams como de redes sociales, pues necesita tiempo en familia, aunque es contundente con su futuro: “No sé que pasará el año que viene, pero una cosa es segura. Me quedo en G2“.

No hay comentarios

Dejar una respuesta