Compartir

A las puertas del 8.4 en el League of Legends, la competición española por excelencia ve como en su séptima jornada Movistar Riders se acopla a los primeros puestos cerrando la primera vuelta imbatido, mientras que Giants Gaming empata con G2 Vodafone en una lucha por los puestos de playoffs.

Con un calendario que está exprimiendo al límite a los ocho equipos que componen la Superliga Orange, la Grieta ve cómo de martes a miércoles se cambia por completo el meta con la llegada de múltiples cambios y mientras tanto vemos los últimos retazos de calidad en el 8.3, donde Riders parece haberse adaptado a la perfección tras una victoria limpia ante ASUS ROG Army.

Motroco y los suyos se mantienen firmes con un quinteto definido del roster de 10 jugadores y esta jornada han superado con creces a los de PochiPoom en dos mapas muy diversos.

En el primer mapa Kektz sufrió mucho en top y Riders demostró mejor toma de decisiones en el early y aunque no fue determinante, sí controlaban el macro hasta un Nashor donde Lamabear se aprovechó del caos para robar el bufo. A pesar del error de Bluerzor con el smite, su compañero Xyraz ya había carrileado la partida con el split push de Gnar y a pesar de tener Nashor en contra, una ulti suya junto a las de Jarvan y Galio finalizaron la partida.

En el segundo choque PochiPoom rescató su conocido Level 1 aprovechando una piña en la jungla rival para sorprender a su rival, pero la locura del early la dominó Magifelix con Leblanc, que funcionó muy bien ante Zoe. Army diveó en el midgame y tenía algo de ventaja, pero los fallos en el call de Nashor (muy mala comunicación entre Anthrax y Lamabear) le dio la ventaja al 10-man roster, que aprovechó la fuerza de Magifelix y Tristana en el late para hacerse con los tres puntos.

El entrenador de la armada lo dejó claro tras la serie: “Hemos cerrado la primera parte del split con un resultado no muy bueno, estamos en el top 4 como teníamos planteado pero estamos perdiendo de manera contundente contra los equipos de arriba y es lo que tenemos que revertir”, analizó.

Gigantes y samuráis a partes iguales

Cuando un Gnar sufre tres campeadas seguidas ante Camille, mucho se tiene que retrasar la partida para que su equipo pueda levantarla y así lo hizo G2 Vodafone, aguantando por detrás en el marcador hasta que su composición se hiciese lo suficientemente fuerte como para destrozar.

Los samuráis ralentizaron la acción inicial gracias a un Nashor que Giants empezó y que cedió al quinteto liderado por Nixerino en una jugada donde Yoppa dejó sin duda el momento más espectacular de la serie con un combo perfecto con Camille tras perder el bufo.

El toplaner serbio era la llave de Giants Gaming y el split push así lo confirmaba, pero G2 mejoró en el macro y combinó Nashor y Anciano para acercarse en oro con muy buenos smites de Hero. Por su parte Nixerino seguía a lo suyo, con un farmeo estratosférico hasta buildearse full crítico en el late (vendiendo hasta las botas) para terminar logrando una Quadra espectacular con la que ganó la partida.

El favoritismo de Giants se desvanecía tras el primer mapa, pero los de Sharkz tomaron impulso con una idea muy clara, destrozar la calle superior con la Riven de Yoppa en el segundo choque. La partida cambió por completo y los dos equipos forzaron muchas escaramuzas en el early, pero el efecto Riven lo cambió todo.

Razork aprovechaba la superioridad de los suyos con constantes iniciaciones con Zac y Deadly se fedeó muy rápidamente, algo que junto al daño tremendo de Yoppa (triple final) cerró la partida más tarde de lo esperado viendo cómo evolucionaba la composición de Giants Gaming.

Con estos resultados y a falta del enfrentamiento entre Giants Gaming y KIYF que quedó pendiente tras la suspensión provocada por la caída del servidor en EU WEST, el equipo malagueño sigue aspirando a todo a pesar del empate, mientras que G2 Vodafone demuestra que puede pelearle a los equipos punteros para colarse entre los cuatro primeros.

clasi

No hay comentarios

Dejar una respuesta