Compartir

Riot Games ha presentado un nuevo sistema de arbitraje que empezará a emplearse como parte principal de la LCS. Hacia bastante tiempo que se demandaba algo así, algún tipo de organismo oficial que actuara como mediador, y ahora llega de forma oficial.

En un comunicado, cuentan: “Como dijimos en una entrevista a principios de año, introduciremos un acelerado proceso para equipos de contar con un grupo que se encargue de aplicar el reglamento en la LCS. Nuestra intención es crear un organismo independiente que permita validar y presentar encuentros en los que llegar a un consenso entre varias partes, evitando con ello problemas mayores que ocasionen costes a un jugador o a un equipo“.

Especifican a su vez como funcionará el proceso de arbitraje, ofrecido para juicios regulares y que contarán con estos posibles dos resultados como penalizaciones de problemas simples:

  • Una suspensión de 1 o más partidos
  • Un pago de 10.000 dólares o más

En el caso de situaciones más complicadas, los equipos pueden elegir formas más tradicionales de arbitraje. La principal diferencia es la cantidad de tiempo que se requiere para investigar y presentar evidencias, y los mayores costes que eso requiere. El principal brazo que conducirá estos procesos es JAMS, una firma de arbitraje comercial bien establecida, a menos que ambos agentes decidan acordar la presencia de un cuerpo diferente.

El sistema también protegerá a los entrenadores del poaching y posibles cambios de las Relegations en la temporada competitiva del 2017. Aunque estas medidas pueden ser útiles, las disputas en la administración son las más importantes, las que luchan contra problemas graves como la explotación.

Aún así, existen brazos independientes que ofrecen servicios de arbitraje, como la corte recientemente presentada de la WESA y que también pretende actuar con el fin de asegurar los derechos de equipos y jugadores para proteger sus intereses.

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta