Compartir

La gran final del MSI 2018 enfrentaba a dos de los mejores equipos del planeta. KingZone DragonX, campeón de la mejor liga del mundo, y Royal Never Give Up, aspirante a dominar el futuro de League of Legends. LCK contra LPL, la final más competitiva. El equipo chino había dejado en la estacada de una forma contundente a Fnatic, dominando la serie por 3-0. El equipo coreano, por su parte, había sufrido un poco más para eliminar a Flash Wolves, que acabó sucumbiendo por 3-1.

Dejen paso al nuevo rey

La primera partida fue algo accidentada. Dos pausas por caídas interrumpieron el juego en momentos delicados de una partida dominada por RNG. Ambos equipos tenían un plan desde muy temprano. El primero en sorprender fue KingZone DragonX, que optó por una composición muy agresiva en forma de 1-3-1. Irelia, que está demasiado fuerte en el parche 8.8, fue elegida para ir a medio, mientras que Fiora jugaría la línea superior. La composición de Royal Never Give Up fue bastante distinta. Para enfrentar a los bruisers coreanos, RNG eligió a Ornn y Sion que, junto a Janna y Skarner, sirvieron para apoyar al todopoderoso Ezreal de Uzi.

El tirador chino se echó a su equipo al hombro y acabó con KingZone antes de lo que nadie podía prever. En el minuto 23, la partida se le fue por completo de las manos al equipo coreano. Entre el 23 y el 25, Royal Never Give Up consiguió seis asesinatos. Primero en un dive en la torre de la línea superior y luego en una cazada cerca del foso del dragón. Uzi llevaba un farm de 300 minions y en su marcador personal figuraba el 4/0/3. Con los campeones de daño de KingZone por detrás de la partida, el equipo chino solo tuvo que empujar y ser paciente para cerrar la partida.

33.5K de daño en 31 minutos para Uzi. El tirador chino quería el MSI 2018, quería el MVP y quería demostrar al mundo que él era el mejor.

Los dragones volaron una última vez

KingZone DragonX no bajó los brazos durante al final. En la segunda partida, los coreanos cambiaron el plan de juego mientras que RNG volvía querer jugar para Uzi. La presencia de Cho’Gath en la línea superior fue clave para que los coreanos empataran la serie. El plan de partida fue tan diferente que el primer asesinato llegó en el minuto 2 tras una buena cazada a nivel 1 sobre Uzi.

Sin embargo, no sería nada fácil para ellos. La partida estuvo igualada, e incluso a favor de Royal Never Give Up hasta el minuto 29. Una buena pelea de equipo cuando KingZone iba 3K de oro por debajo se saldó con cuatro bajas de los chinos por dos de los coreanos, y con el Nashor para el equipo vencedor. Ni 5 minutos más duró la partida. La ventaja de Varus y Cho’Gath fue demasiado para un RNG que jugaba bajo la torre del inhibidor central. Una entrada fenomenal de Sejuani e Irelia permitió a los coreanos desbloquear la situación y llevarse tanto la pelea de equipo como la partida.

El día del segador carmesí

Con el empate en la eliminatoria, Royal Never Give Up decidió pasar a la ofensiva. Su primera decisión fue dejar de contar con Uzi como única fuente de daño del equipo, y contar con Vladimir en la línea central. A la estrategia ya conocida de jugar en torno a Uzi, se sumó la contínua presencia de Karsa (que jugó toda la final en detrimento de Mlxg) en la línea central para apoyar a Xiaohu. El plan salió a las mil maravillas, ya que éste se llevó la primera sangre de la partida y pronto empezó a coger ventaja sobre BDD.

El Vladimir de Xiaohu fue fundamental para RNG, que arrasó sin piedad a KingZone DragonX. En el minuto 16, la ventaja se colocó en 5K de oro tras una pelea de equipo en la que el equipo chino remontó pese a verse contra las cuerdas. Tras varias escaramuzas, el marcador de asesinatos estaba en 11-3 y la ventaja de oro subió hasta los 7K. Incluso iniciando mejor, KingZone DragonX estaba por detrás y no conseguía ni la más mínima victoria.

El 2-1 para Royal Never Give Up se certificó en el minuto 25. Con la mejora de Nashor, RNG encerró a sus rivales alrededor del nexo, y un combo de Vladimir bastó para que el Varus de PraY volara por los aires. Con uno más en el mapa, terminar la partida fue coser y cantar.

La heroica de Royal Never Give Up

La final fue emocionante hasta el final. Por primera vez, Uzi se quedaba sin poder jugar Ezreal, y tenía que elegir a Kai’Sa. KingZone DragonX decidía arriesgar llevando a Illaoi a la línea superior y a Vel’Koz a la línea central. Además, el equipo coreano formaría la dupla más temible del momento en la línea inferior: Xayah y Rakan.

Lo que podía haber sido la victoria definitiva de RNG se empezó a torcer poco a poco. Los chinos iban por delante en asesinatos, pero no conseguían materializar esa ventaja en oro. Illaoi no paraba de presionar la línea superior, y Vel’Koz estaba aportando un daño difícilmente contrarrestable. Tras una larga pausa por problemas técnicos de Peanut, RNG conseguía dos asesinatos más y aumentaba el marcador a 6-2. Sin embargo, GorillA quería demostrar por qué Rakan había sido el campeón más baneado del torneo. El equipo coreano tendió una trampa en el foso de Nashor. RNG cayó y se acercó sin visión sabiendo que su rival había iniciado la conquista del objetivo, pero sobre ellos cayó un combo de La Premura, Destello y Entrada Grandiosa de Rakan. La entrada del apoyo permitió que Vel’Koz alcanzara a los cinco jugadores chinos con su Rayo desintegrador de seres vivos, que destrozó a sus rivales.

Cuando todo parecía perdido, apareció el gran héroe de Royal Never Give Up. Uzi salvó en el minuto 35 la pelea que pudo haber costado la partida a su equipo en el foso de Nashor, pero aún quedaba algo por hacer. Xiaohu sorprendió a GorillA con Destello y Tenaza Infernal, cuando apareció Uzi para encararse y acabar con BDD y PraY en unos segundos. Con ventaja en número, el equipo chino empujó desde la primera torre central hasta las torres de nexo, donde otra vez Uzi acabaría con la vida de Khan y daría a su equipo la partida. El trabajo estaba hecho, y el tirador chino saltaba de su silla para celebrarlo.

LPL 2-2 LCK

Con este título, la región china empata con la coreana en el número de campeonatos del MSI. Uzi será también el segundo jugador chino en ganar el MVP, y su rendimiento marcará un antes y un después en League of Legends. El palmarés de la competición queda así:

  • MSI 2015: EDward Gaming
  • MSI 2016: SKTelecom T1
  • MSI 2017: SKTelecom T1
  • MSI 2018: Royal Never Give Up

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta