Compartir

En la madrugada del pasado sábado, Cloud9 cerró su pase a la final de la LCS norteamericana tras derrotar por la mínima a Immotals. Tras lograr el título en 2013 y perderlo en la final en 2014, ambas veces contra Team SoloMid, vuelven a pisar la final tras un año de ausencia en ella para volver a disputarse el título contra el eterno rival.

Aunque podríamos destacar muchas de las actuaciones de Cloud9, como la de Jensen una vez más, Zachary ‘Sneaky’ Scuderi fue otro que supo tirar del carro del equipo en los malos momentos alcanzando una final para la que no eran para nada favoritos, siendo Immortals uno de los equipos casi invencibles durante la temporada regular y acabando segundo con tan solo dos derrotas por 16 victorias (4 más que C9).

En las últimas tres semanas hemos mejorado una autentica barbaridad. Hemos mejorado en nuestro picks and bans (tan fundamental con el 6.15), saber leer en que teamfights meternos y en cuales no para hacerlo solo si vamos a sacar ventaja, en nuestro juego en equipo… básicamente hemos mejorado absolutamente en todo.” Declaraba Sneaky respecto a la gran victoria obtenida en la noche del sábado. Justificando que efectivamente quizá no partían con el rol de favorito al comienzo de los playoffs a pesar de una más que decente temporada.

Este pase a la final fue también sin duda gracias al MVP de las series, Impact, considerado por muchos el mejor top del mundo gracias a su tranquilidad y gran inteligencia a la hora de leer cada momento de la partida: “Una de las claves de nuestro éxito por ahora en este split en nuestro traductor Robin. Si no fuera por él nuestra comunicación con Impact se vería bastante mermada, y no seríamos capaces de entendernos como lo hacemos ahora. Y sin duda no estaríamos donde estamos si no fuera por él.

No hay comentarios

Dejar una respuesta