Compartir

Que China ha dado un paso al frente en League of Legends es indudable y uno de los responsables de ello es Uzi, protagonista una vez más en la victoria de RNG ante Invictus Gaming en la final de la LPL, donde los flamantes campeones sufrieron más de lo previsto hasta llegar a un quinto mapa de los que nunca se olvidan.

Hay días en los que tu support se despierta y te da una de las mejores noticias habidas y por haber, ha dejado de jugar Miss Fortune de apoyo y además ha visto una de las mejores partidas del año, el quinto mapa entre Royal Never Give Up e Invictus Gaming.

A pesar del favoritismo extremo de Xiaohu, Uzi y compañía, Invictus Gaming demostró ser capaz de poner en apuros al que por ahora ha demostrado ser el mejor equipo en este 2018, sobre todo en un quinto mapa donde llegaron a tirar la base rival casi al completo, hasta que despertaron las dos bestias de RNG.

Uzi sigue empeñado en cerrar un año perfecto y lo demostró en una partida donde lo tenían todo perdido a pesar de su fedeada Xayah, con la que se marcó varias peleas grupales increíbles en la que los dos equipos acababan una y otra vez con sus contrincantes casi al completo.

La épica se repitió en varias jugadas, intento de backdoor incluido, pero finalmente las buenas iniciaciones de Letme y el control del mapa en el momento decisivo aún cuando su rival dominaba tras haberse hecho los dos bufos de Nashor, RNG despertó y cerró una partida magistral.

Hubo un par de momentos de tensión en el midgame con una pausa eterna de más de 15 minutos que se repitió en un par de ocasiones más, pero más allá de los minutos de tensión y la nube del posible remake, no sucedió nada más.

Uzi sigue sumando títulos en este 2018: split de primavera, de verano, MSI, Demacia Cup, Rift Rivals y los juegos asiáticos, por lo que solo le quedan los Worlds para demostrar que actualmente es el mejor jugador del mundo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta