Compartir

Mal día en este inicio de séptima semana de la LCS europea con las derrotas de Giants Gaming y Origen, que lejos de salir de la zona baja, se caen algo más al pozo después de ver cómo Team Vitality y ROCCAT respectivamente remontaban series que parecían bien encaminadas.

Sin duda el momento de una tarde-noche eterna lo ha protagonizado el bug de Orianna, que en la que era la segunda partida de Giants provocó un polémico remake del que salió mal parado el equipo español, algo que se reflejó en muchos de los protagonistas una vez acabó la serie.

En el primer enfrentamiento Night se mostró muy activo de inicio con Ahri, los de Lozark controlaron los objetivos, sobre todo los dragones y sufrieron en top con un agresivo Cabochard ante Flaxish. En una lucha de bufos del late (Nashor Giants, Anciano Vitality), Giants logró un ACE que le valió aguantar más ante la presión de Vitality. Hustlin, vital en las iniciaciones, fue clave en una cazada final que supuso un cierre al límite y con riesgos que puso el 1-0.

En la segunda y después de rehacer fase de selecciones cuando Giants lo tenía todo controlado, Team Vitality se creció en la serie y no dio opciones. Los 9k de diferencia de Giants se esfumaron y en la nueva partida el equipo amarillo tumbó a los gigantes en solo 27 minutos liderados por un sorprendente Cabochard, cuyos flanqueos destrozaron a los gigantes en las peleas grupales.

En el punto definitivo Vitality volvió a dominar el mapa con muy buenas rotaciones. HeaQ era la esperanza de Giants con Ziggs, pero el Ryze de Nukeduck se hacía imparable con el paso de los minutos y las constantes cazadas. A pesar de un Nashor final de Giants, Vitality destroza en la batalla y se lleva una serie que ni siquiera celebraron tras lo sucedido con el bug y el remake.

La maldición de Origen a pesar del logro de NaeHyun

La primera victoria como profesional de NaeHyun (y de Origen en este split) queda como un simple dato que por más que celebrara el quinteto, no fue más que una sombra en una interminable serie que dejó una primera partida de 77 minutos.

¿Cómo se puede explicar que una partida profesional de League of Legends supere la hora y cuarto de juego con 19 kills? Hagan palomitas y pónganse la partida completa para saborearlo, porque resumir el hastío del choque es difícil. Origen ganó, mereció la victoria, pero la locura permitió 5 bufos de Nashor y 4 dragones ancianos para los de xPeke, que supieron evitar el daño descomunal del Ziggs rival para conseguir su primera victoria.

Si analizas los datos de la partida, bufos aparte, es una locura: Wisdom es el único que murió en Origen (cuatro veces, Cinkrof is coming), Origen puso en el 70 un ZZTOP en la calle central para pushear cuando todos estaba full build y un ángel guardián le dio la partida a Origen en un Satorius acertado con Gragas.

Pero la épica quedó ahí para los españoles. Jhin destrozó la Grieta en otra partida larguísima y Hjarnan dominó por completo la partida. Entre el daño que aguantaba Maokai, los tres bufos de Nashor desaprovechados de Origen y la sensación de posible cierre constante de ROCCAT, Origen acabó cayendo de manera previsible.

La tercera comenzaba bien con un activo xPeke con Alistar. La línea en bot funcionaba, denegaron ahora el Jhin rival, pero el crecimiento de Betsy con Ryze y las malas decisiones (sobre todo en una arriesgada incursión con tres muertes en la jungla rival), destrozaron las posibilidades de Origen. Es comprensible que las decisiones tuvieran un límite lógico después de varias horas de partida, pero Origen ya sabe que peleará por evitar el descenso y necesita seguir mejorando a pesar de haber jugado hoy su mejor serie ante un pobre ROCCAT.

No hay comentarios

Dejar una respuesta