Compartir

Tras la reciente polémica con la PEA (Asociación Profesional de eSports), en la que han estado involucrados clubes y jugadores de la escena estadounidense de CS:GO en relación con la exclusión de la ESL Pro League, Echo Fox ha hablado sobre problemas que han ido arrastrándose en el seno de la organización. 

Concretamente ha hablado Jace Hall, CEO de Echo Fox, diciendo que los problemas se remontan a dos meses atrás. “La administración y el estilo de estas organizaciones dictará las interacciones entre equipos y anunciantes. Desde nuestra perspectiva, es importante asegurarse de que todos saben lo que se está haciendo, sobre todo antes de que Echo Fox se comprometa con mayor profundidad“, aseguraba Hall.

El problema de confianza viene determinado por la gestión de los propietarios de las organizaciones miembros de la PEA, que han actuado a espaldas de los jugadores, también representados en la asociación, con la intención de crear una liga que excluyera las operaciones de la ESL Pro League en Norteamérica.

La falta de experiencia de estos propietarios en organización de eventos y los informes sobre su intención de obligar a sus jugadores a competir sólo en las ligas de la PEA y la ECS llevó a un alto revuelo de jugadores. La semana pasada, algunos de ellos firmaron una carta para quejarse de la situación, aunque se descubriría que Andy Dinh, propietario de TSM, estuvo implicado en la supuesta manipulación de Sean Gares sobre esos jugadores para hablar en contra de la Asociación.

No hay que excluir que la organización se fundó con intenciones positivas para la escena (mejores beneficios para jugadores, plan de retiro, seguro médico…), pero esta situación ha manchado su expediente por funcionar con doble moral de cara a la competencia.

 

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta