Compartir

Que la temporada de Phoenix1 en el pasado Summer Split de la LCS Norteamericana ha sido nefasto, es más que evidente. Tras comprar la plaza de Team Impulse solo pudieron quedar octavos, con cinco victorias y trece derrotas, salvándose de la quema del descenso en la promoción tras vencer a Echo Fox. Y mientras que el propio Moore hace dos semanas hacía balance de lo deportivo presumiendo de un gran trabajo de todo el equipo que supo no rendirse nunca a pesar de perder los primeros nueve partidos que casi condenan al equipo, ayer estuvo presente en el podcast de Shotcallers donde no fue tan optimista con el balance económico del equipo.

Siendo considerados desde primera hora uno de los equipos más débiles de la LCS NA y con grandes posibilidades de descenso o de jugar la promoción, esa reputación persiguió a Phoenix1 durante toda la temporada a la hora de encontrar patrocinadores. “Cuando eres un equipo nuevo a la gente le cuesta confiar en ti y en tus posibilidades. Los patrocinadores eran bastante reticentes dado que según ellos había altas posibilidades de que no estuviéramos en la LCS al año siguiente“.

Moore explicó que no consiguió encontrar ningún patrocinador para el equipo, los únicos logos que lucen las camisetas de Phoenix1 son los patrocinadores de productos como Racer o Logitech, que si les proporcionaron periféricos para sus jugadores. La única fuente de ingresos de Phoenix1 es la pequeña ayuda que apota Riot para que los jugadores reciban unos ingresos mínimos. Pero esa ayuda solo cubre el transcurso del split durante los meses de junio a agosto, el resto de la temporada hasta el siguiente split sale de los fondos del equipo. “Según nuestras estimaciones presupuestarias en este Summer Split habremos podido perder más de 500.000 dólares“.

No hay comentarios

Dejar una respuesta