Compartir

El Tribunal Supremo de EEUU ha decidido revocar la prohibición federal de las apuestas deportivas (no afectaba a Nevada) para abrir la puerta al negocio en todo el país, salvo algunos lugares con ciertas limitaciones como es el caso de Oregon, Delaware y Montana, ente otros.

Esta ley federal de 1992 prohibía la regulación de las apuestas deportivas en la mayoría de lugares de Estados Unidos, considerando su práctica como un delito y obligando a realizar las operaciones con dinero negro.

Sin embargo, desde Reuters se informa que los jueces anularon  la ley federal en una votación de 6-3 basándose en la legalidad de una ley estatal de 2014 que permite las apuestas deportivas en los casinos de Nueva Jersey y las carreras de caballos en hipódromos, dejando anulada la Ley federal pensada para proteger tanto a los deportes profesionales, como a los aficionados.

Geoff Freeman, presidente del grupo industrial de la Asociación Estadounidense de Juegos de Azar, da la bienvenida a la decisión ya que favorece “un mercado abierto, transparente y responsable para las apuestas deportivas”.

Esta decisión es un paso adelante no solo para los deportes tradicionales, sino que también repercutirá en los eSports abriendo nuevas oportunidades para las casas de apuestas como es el caso de Betway que ha estado interesada e involucrada en la industria de los deportes electrónicos, y a partir de ahora podría abrir nuevas vías de negocios más allá del patrocinio.

No hay comentarios

Dejar una respuesta