Compartir

Es bastante habitual que los juegos vayan introduciendo pequeños cambios para no aburrir a sus jugadores. A veces estos cambios son mayores y afectan a la jugabilidad pues introducen nuevos modos de juego. Algo así ha pasado en Overwatch que aunque no introduce un modo nuevo recupera uno muy querido por los aficionados. El clásico capturar la bandera.

La primera vez que vimos esta modalidad fue a principio de año coincidiendo con los eventos del año nuevo chino (se nota el mercado que quieren penetrar) y estuvo activa durante unas pocas semanas para celebrar el año del gallo.

Jeff Kaplan, director de la franquicia, explicó porqué este modo de juego no se adaptaba al competitivo y es que según su opinión “el juego funciona mejor cuando hay un único objetivo, algo que cambia con las dos banderas por equipo“.

El modo sólo estuvo disponible tres semanas y dejó huérfanos a muchos jugadores que habían encontrado una modalidad de partida donde los jugadores podían explotar al máximo los diferentes roles de juego de forma colaborativa para conseguir el bien común, algo que gustó mucho.

Pues bien, esta semana el propio Kaplan ha afirmado en el foro oficial que el modo de juego está recibiendo modificaciones para volver a hacer las delicias de los jugadores.

Una buena noticia para los seguidores de este FPS que han visto escuchadas sus peticiones, algo no muy habitual en el panorama y que merece un aplauso.

No hay comentarios

Dejar una respuesta