Compartir
Overwatch Rebelión

El evento Rebelión ha llegado a Overwatch con una nueva trifulca que nos enfrenta a enemigos controlados por la IA en el mapa King’s Row, y lo hace con varios escalones de dificultad que concluyen con el nivel legendario. Todo un desafío que parece imposible en nuestro primer intento, pero que es factible si seguimos ciertas directrices.

La trifulca comienza con una fase en la que debemos hackear varios terminales mientras derrotamos hordas de robots controlando a Tracer, Torbjörn, Mercy y Reinhardt. Lo cierto es que esta fase sirve a modo de calentamiento, ya que nos veremos agobiados por enemigos en ocasiones muy contadas. A partir de ahí, las cosas se complican, así que desgranemos la trifulca de Rebelión por partes.

Sobrevivir a la fase de proteger y escoltar la carga

El verdadero infierno de la trifulca empieza cuando tocamos la carga para que comience la fase. En un primer momento, será un paseo ligero, hasta que aparezcan las bombas que dañan gravemente a la carga. Por suerte, hay un método bastante sencillo para evitar que los robots detonen cerca de la carga y acaben mermando su barra de salud.

Básicamente, Reinhardt debe quedarse pegado al payload con la “bomba” delante de él. Cuanto ésta toque el payload, cambiará de color justo antes de detonar, y en ese preciso momento, Reinhardt debe cargar contra la bomba para alejarla y hacer que la explosión no cause ningún daño.

Por lo demás, Reinhardt debe repetir este proceso siempre que aparezca una bomba en el escenario, con el resto del equipo disparando de forma continua al resto de robots y evitar que se acumulen demasiados. Especial atención a los robots grandes, que se deben quedar a cargo de Tracer para atacarles por detrás y romperles el escudo.

Durante toda la fase de proteger a la carga y escoltarla hasta el punto, aparecerán varios Bastion que se pondrán en modo torreta y harán mucho daño. Con las bombas fuera del escenario, es el momento de Reinhardt para usar su habilidad definitiva contra Bastion y acto seguido cargar contra él, mientras Tracer le vacía cargadores sin cesar.

Probablemente necesitaremos varios intentos para captar la dinámica de la fase, además de ir con mucho cuidado cuando aparezcan varios Bastion en modo tanque hacia el final de la fase. Es capaz de matar de un solo disparo a Tracer y Mercy, así que lo mejor es permanecer cerca de Reinhardt para aprovechar su escudo.

Superar la fase de derrotar a las Orisas

Tras entregar la carga y abrir la puerta por la fuerza llegamos al verdadero desafío de la trifulca; matar a cuatro Orisas en un plazo máximo de 5 minutos. Todo esto mientras aparece un Bastion cada minuto, aproximadamente. En esta fase tenemos que aprovechar al máximo las coberturas, y no dejar ningún Bastion suelto para no pagar con nuestra vida el error.

Como consejos básicos para encarar la fase, es imprescindible que Tracer lleve siempre armadura para no caer a la mínima ante un Bastion, al igual que Mercy. La persona que maneje a la doctora debe estar atenta siempre a la salud de Reinhardt y a la de Tracer, dándole a ella damage boost cuando empiece a disparar a Bastion para que caiga más rápido.

Otro punto clave es que Reinhardt se reserve las cargas siempre para Bastion/Orisa, pero evitando salir del rango de Mercy para que tenga las curas necesarias con las que sobrevivir. En caso de encontrarnos sin la ulti de Mercy, Torbjörn puede usar su ulti para revivir de forma manual a un aliado, así como aprovechar la cobertura del escudo de Reinhardt. Eso sí, nunca perdáis de vista el cronómetro, ya que no hay tiempo extra.

La trifulca en modo legendario del evento Rebelión es muy complicada, pero no imposible. Además, si la completamos recibiremos un grafiti más para nuestra colección personal, junto a la satisfacción de haberlo logrado. Paciencia y al lío.

No hay comentarios

Dejar una respuesta