Compartir

Con la salida de la segunda temporada del modo competitivo de Overwatch, el equipo de desarrollo de Blizzard quiso imponer duras restricciones a los jugadores que abandonaban las partidas o hacían “ragequit” (irse de una partida por estar perdiendo). Sin embargo, estas penalizaciones estaban también afectado a aquellos que abandonaban la partida por problemas de conexión a Internet (caídas de la red, problemas con módems, etc) y podía resultar en baneos de hasta 10 minutos.

Jeff Kaplan, el jefe de desarrollo de Overwatch, ha respondido a algunas quejas que se estaba produciendo respecto a esto. “Sentimos que tengáis una mala experiencia con las desconexiones. Sin embargo, no hay manera de distinguir entre el que abandona queriendo y el que se desconecta por problemas. Por eso, tenemos que tratar a todos los que dejan una partida de la misma forma”, escribía en el foro oficial de Overwatch.

Kaplan también añadía que aquellos jugadores con conexiones más lentas quizás deberían probar otros modos de juego, como la Trifulca o jugar contra la IA. Una respuesta que quizás no agrade del todo a la comunidad fan, donde el juego competitivo es el que tiene mayor número de seguidores. Por ahora parece, sin embargo, que cualquier desconexión será castigada con igual dureza.

No hay comentarios

Dejar una respuesta