Compartir
Overwatch

El éxito de Overwatch tiene la base de su trabajo en las entrañas de Blizzard y en su día a día y es que ya son 119 las actualizaciones desde que el juego se puso en marcha a finales de mayo del pasado 2016, una media de unos ocho parches al mes.

Aunque no es comparable una actualización de un nuevo evento, un balance de habilidades o un pack de corrección de errores, Blizzard era consciente en el momento en el que sacó a la luz Overwatch que podría ser una nueva gallina de los huevos de oro y de ahí la constancia en el trabajo a la hora de recomponer una y otra vez el juego.

Los 119 parches hablan por sí solos. Blizzard ha puesto en marcha un total de 39 actualizaciones del cliente, 14 grandes parches (con eventos y nuevos modos de juego) y una cifra cercana a los mil nuevos objetos añadidos a las cajas de botín.

El trabajo constante en personajes y las salidas de Ana, Sombra, Orisa y ahora Doomfist son un complemento más que se unen a los cambios de balance, quizás el punto más abierto respecto al competitivo junto a las skins para determinados personajes.

La clave de muchos de estos cambios es el Reino Público de Pruebas (PTR), donde se prueban de manera previa todos estos cambios de balance y nuevos personajes antes de que lleguen de manera oficial a este juego. Doomfist es un claro ejemplo. Aunque fue presentado hace más de una semana, las pruebas y los pequeños cambios desde su salida hablan bien de cómo se tratan las novedades en Overwatch.

En poco se parece el juego que salió a la luz el 26 de mayo del año pasado a este que puede disfrutarse hoy en día. Esa es una de las claves de la revalorización de Overwatch y gran parte de la defensa del videojuego, sorpresas aparte. Y sí, esperamos que alguna nos dejen para la BlizzCon en este 2017.

No hay comentarios

Dejar una respuesta