Compartir

El modo Arcade y en concreto el 3v3 de Overwatch ha pegado muy fuerte en las primeras horas oficiales tras la llegada del parche de Sombra después de varios días triunfando en el PRT, algo que está empezando a crear nuevos debates sobre cuál es el mejor equipo para ese mejor de cinco.

La alternativa al 6v6 es sin duda un acierto y las estrategias para elegir equipo son cada vez mayores. Para el que no lo conozca, el 3v3 se juega en Antártida, un pequeño mapa abierto con dos pequeños refugios laterales en los que una vez mueres, te quedas como espectador para ayudar a tu equipo (a no ser que tengas a Mercy de tu lado).

Después de disfrutar de bastantes horas de PTR en el tres contra tres y analizar muchos de los equipos planteados por pro players, la primera premisa es la curación. No sólo es básico tener un healer, sino que todos los componentes tengan esa opción, por lo que el combo entre Roadhog, Soldado 76 y Lucio/Zenyata es uno de los mejores.

Para la 2ª o 3ª partida Hanzo es una buena opción inicial. A pesar de que los francos no son la mejor opción, su flecha sónica es perfecta para plantear una buena estrategia de ataque sabiendo qué enemigos tienes delante y en qué posición. Eso sí, hay que ser rápido al inicio para hacerlo.

 

Si se quiere ser muy ofensivo y sorprender, el healer puede ser sustituido por Mei, pero la manejabilidad de la experta en el hielo debe ser máxima, porque su curación y su disparo lejano son determinantes, pero el muro no tiene la misma importancia del 6v6.

Debemos tener en cuenta que en un alto porcentaje en este 3v3 no vamos a llegar a tener la ulti, por lo que la relevancia está más en el planteamiento inicial y sobre todo, en saber modificar el equipo en las partidas correspondientes, para así evitar el counter pick tras la primera victoria (si damos por hecho de que reventáis con el combo antes anunciado).

Obviamente en estas primeras horas tras la llegada de Sombra mucha gente se ceba con la hacker y es fácil encontrar premades en las que la mexicana aparece una y otra vez y es cierto que apareciendo por detrás sorprende bastante, pero al ser un mapa pequeño es relativamente fácil estar pendiente a sus pisadas una vez desaparece.

Otra de las ventajas del modo es la recompensa. Más allá de los botines por cada tres victorias en Arcade, la subida de nivel es bastante alta teniendo en cuenta la duración escasa de las partidas, por lo que es una opción perfecta para subir y perfeccionar a tus héroes.

Este planteamiento de potenciar el 3v3 puede tener un futuro prometedor, ya que el propio Jeff Kaplan, director de Blizzard, ha planteado la posibilidad de que este enfrentamiento forme parte del competitivo para subir elo.

Lo ideal sería que si se mantiene esta potenciación, se sigan creando más mapas para el 3v3 con nuevas propuestas, aumentando así el competitivo y el necesario crecimiento del juego, que comienza a evolucionar a los pocos meses de su salida.

El último guiño es claro, del 18 al 21 Overwatch será gratuito para todos los jugadores y este 3v3 es perfecto para engancharse desde otra dinámica totalmente diferente.

No hay comentarios

Dejar una respuesta