Compartir

Habiendo superado la barrera del año de vida, el exitoso shooter de Blizzard se prepara seriamente para una mayor profesionalización. Todo este tiempo ha servido para limar asperezas y tratar de eliminar cualquier tipo de toxicidad que salpique a la comunidad de Overwatch, sin embargo ante la eterna presencia de unos pocos jugadores de dudosa moralidad, la compañía se ve obligada a anunciar reformas en sus condiciones de uso y bases legales, para dar una mayor y más efectiva caza a aquellos que se divierten a costa de las ilegalidades.

Hace algunas horas, Jeff Kaplan se personificaba en el foro de Overwatch para hablar de las cuentas smurfs ante la duda de algunos usuarios de si esa práctica se consideraba legal o no. En palabras de su director: “Tener una segunda cuenta está bien, ya que estas se ajustan rápidamente en función del nivel del jugador“, sin embargo a la hora de hablar de las smurfs, siempre se realizan prácticas capaces de alterar esos ajustes, algo que desde Blizzard pretenden eliminar por completo.

Cualquier acto que manipule vuestro MMR interno o vuestras estadísticas no está bien. Los castigos por realizar Boosting o Throw están a punto de aumentar drásticamente“, continuó Kaplan, quien pidió ayuda a los usuarios para identificar a esos usuarios que o bien se dedican a perder a propósito o a mejorar cuentas ajenas.

Estos castigos se suman a los anunciados recientemente, que penalizarán duramente a aquellos que abandonan partidas antes de tiempo, afectando al devenir de la paritda, castigos que van desde el baneo durante una o varias temporadas, o incluso permanentes en caso de continuas reincidencias.

No hay comentarios

Dejar una respuesta