Compartir

Aunque desde el inicio de la Overwatch League, esta ha sido duramente criticada por la ausencia femenina, Blizzard sigue luchando por enmendar errores y hacer, tanto de su juego como de su gran competición, un torneo inclusivo para todo tipo de público. Por ello, han incluido la posibilidad de poder seguir mediante lengua de signos las partidas celebradas desde su Arena.

Aunque es una medida que muchos asistentes pueden incluso pasar por alto, para el pequeño margen de personas con dificultades auditivas que acuden al Blizzard Arena es un gesto enorme, pues con muy poco esfuerzo facilitas la integración de todo un colectivo. Un pequeño paso que se suma al de intentar representar a una mayor diversidad de público, como el anuncio de su  nuevo equipo de comentaristas, que iguala el porcentaje entre hombres y mujeres y suma más nacionalidades a su equipo.

Todo apunta a que poco a poco se sigan corrigiendo actitudes cuestionables, con la posible inminente entrada de la primera jugadora a la Overwatch League. Una competición que ya cuenta con un jugador abiertamente LGTBQ+ como es el caso de Muma, el tanque de los Houston Outlaws.

Ya va siendo hora de que seamos capaces de evolucionar y tener en cuenta que, por encima de todo, todos y todas son profesionales de un sector en auge. El cual, como tal, está obligado a dar ejemplo de inclusividad, al igual que ya lo hacen desde el propio Overwatch incluyendo héroes de todo tipo de condición sexual como Tracer, géneros, razas, e incluso otros que padecen trastornos como el autismo de Symmetra. Todos diferentes pero iguales en el gran reto de la competición.

No hay comentarios

Dejar una respuesta