Compartir

Por primera vez desde su fundación, Trekza se ha visto obligado a expulsar al club Playmakers de la Liga Overwatch de manera indefinida, a causa de, según parece, unas reiteradas faltas de respeto a la organización. Según el Artículo 1 de la competición, es obligación de todos los equipos participantes tener en todo momento una conducta deportiva hacía la organización, algo que como explica Trekza en el comunicado oficial han violado en numerosas ocasiones.

A raíz de una polémica surgida tras el aplazamiento de uno de sus encuentros, el representante de Playmakers respondió de muy malas formas a las decisiones de la Liga Overwatch, siempre según la información facilitada por la Liga, faltando al respeto y respondiendo de manera satírica. Trekza asegura que se mostró considerado en todo momento con un club que necesitaba una seria reestructuración después de que Team MRN adquiriese a algunos de sus jugadores. Pero a pesar de ello acusaron a la organización, dice Trekza, de actuar con favoritismos hacía el resto de clubes y en contra de los intereses de Playmakers.

Estos acontecimientos provocaron que, tras ser advertidos verbalmente en varias ocasiones, haya finalizado en su expulsión inmediata. Los jugadores mantendrán su plaza, pero el club ha sido expulsado y se le prohibirá su presencia en cualquiera de sus competiciones de aquí en adelante.

Por su parte, Playmakers ha emitido también un comunicado para así poder valorar la situación y dar el punto de vista de la organización. Según cuenta Playmakers, se les notificó el aplazamiento de un partido debido a que su rival no podía disputarlo. La organización, teniendo en cuenta que a ellos mismos se les denegó un aplazamiento anteriormente, pidió una reunión con el director de la Trezka. Gregorio Muza, para hablar sobre los hechos.

“Tras exponer los hechos y pedir una explicación, su director, Gregorio Muza, nos dijo que él no tenía que dar ninguna explicación sobre los partidos que aplazaba”, comentan en el comunicado. Playmakers considera que dos días antes de un partido no pueden asumir que se les comunique el aplazamiento “sin tener en cuenta los sacrificios que algunos jugadores han podido hacer”, habida cuenta que a ellos anteriormente se les negó un aplazamiento similar y tuvieron que conceder una enfrentamiento.

Aseguran que nunca obtuvieron respuesta a las explicaciones que pedían sobre el enfrentamiento y que la conversación con Muza terminó con éste avisando a Playmakers de que eran expulsados. Aunque finalmente la expulsión fue revocada, la organización decidió que prefería abandonar la Liga Trezka al considerar que no merecían ese trato.

Para finalizar, Playmakers considera que en ningún momento hubo motivos para tomar dicha decisión y aseguran que no faltaron el respeto ni a Muza ni a Trezka. Afirman, también, que es muy grave que el director de una competición pueda expulsar a un equipo sin ofrecer pruebas que lo motiven.

1 Comentario

Dejar una respuesta