Compartir

La segunda temporada de la APEX de OGN ya tiene a su primer finalista, RunAway. Cinco mapas pasaron por las pantallas de los jugadores, hasta que RunAway asestó el golpe final a LW Blue mediante el martillo de Kaiser en un Eichenwalde de infarto. Con un último empujón a la carga, la semifinal acabó resuelta con un 3-2 a favor de RunAway en una serie más que ajustada.

El largo camino hacia la final de la APEX

El primer mapa de la serie fue Torre Lijiang, que se decantó a favor de RunAway con un 2-0. A primera vista el resultado parece aplastante, pero LW Blue le dio más guerra de la que parece. Aún así, merece la pena destacar la gran noche –mañana para nosotros– que se anotaron los DPS de RunAway en este mapa, con un Haksal increíble que superó a Fl0w3R en muchos momentos. Era el duelo más esperado, y aunque las apuestas ya daban al Genji de LW Blue como ganador, Haksal le plantó cara.

Pasando ahora al segundo mapa, King’s Row, LW Blue reajustó su composición para añadir un tanque más con el que salir airosos de la asfixiante presión de los flankers enemigos. Quizá aquí se vieron un poco agobiados los jugadores de RunAway, a los que de repente dejaron de salir a la perfección las cosas. No llegó a entregar la carga como sí lo hizo LW Blue, con lo que se ponían las tablas en el marcador. 1-1, porque la semifinal no podía ser fácil.

Hanamura salió escogido como tercer mapa para desempatar la serie. RunAway atacó primero, haciéndose con el punto A sobre la bocina del tiempo añadido, pero antes de que diera tiempo a pestañear, empujó con todo lo que tenía y acabó por capturar el punto B con 3 minutos de extra. Aún no estaba ganado el mapa, pero la tragedia de los mapas 2CP se ensañó con LW Blue, que fue incapaz de capturar el punto B con más de 6 minutos en su contador.

Era el turno de Ruta 66 como cuarto mapa de la serie, en el que ambos equipos entregaron la carga con dificultades y sin tiempo en el marcador. Tocaba una segunda vuelta para resolver el mapa, pero ahí ya LW Blue tiró de épica para llevar la carga hasta el segundo punto en un overtime constante. La presión era demasiado grande con una segunda ronda tan dramática y un rival tan duro, así que LW Blue acabó llevándose Ruta 66 para empatar la serie de nuevo y forzar el último mapa. 

Eichenwalde para decidir al primer finalista de la APEX

Eichenwalde lo iba a decidir todo, así que los dos equipos optaron por una composición más potente con 3 tanques en cada lado. LW Blue se las arregló para casi entregar la carga, pero ese casi le acabaría dando un disgusto minutos más tarde. RunAway volvió a su composición 2-2-2, para dejar brillar a sus estrellas. Y vaya si lo hicieron. Las malas decisiones de LW Blue dejaron al equipo en una posición muy comprometida dentro del castillo.

Y entonces, a escasos centímetros de la hazaña, se hizo la magia con una jugada increíble de Kaiser tras un error garrafal de la defensa, asestando un martillazo al suelo para dejar tumbados a 5 de los 6 jugadores de LW Blue. El titán no pudo aguantar mucho más el embiste de RunAway, que empujó la carga esos últimos agónicos centímetros y se acabó llevando el mapa, y por tanto, la serie.

RunAway, el equipo que salió de la nada, el equipo que se jugó el puesto en promoción, es el primer finalista de la APEX S2 tras derrotar a un titán. Llega a la final entre lágrimas de felicidad tras ganar una serie muy apretada, y emocionarnos en el proceso.

No hay comentarios

Dejar una respuesta