Compartir

La guerra emprendida por PUBG Corp. contra los cheats parece no tener cuartel y se ha abierto un nuevo campo de batalla con la prohibición de jugar con el popular mod ReShade lo que está provocando que los usuarios del PUBG que hicieran uso de este programa no puedan abrir su juego y desatando muchas criticas.

El mod ReShade no mejoraba artificialmente tus habilidades de juego aunque si que te daba ventajas frente a los adversarios y es por ese motivo que sido prohibido. Reshade funcionaba como un sistema que cambiaba algunos parámetros del juego haciendo que aumentara el contraste de colores, otorgando una mayor profundidad en la perspectiva de los objetos -como el follaje los bosques- y mejorando notablemente la visión de larga distancia.

Desde la plataforma oficial del juego explican que quién haya instalado el ReShade ya no podrá usar el juego hasta que lo desinstale y en muchos casos ni siquiera así podrán jugar pues el propio juego habrá sido dañado y sera necesario la reinstalación del PlayerUnknown’s Battlegrounds completo para restaurarlo.

Si tenemos en cuenta que en el mes de enero más millón de jugadores fueron banneados y que el BattlEye, el nuevo sistema anti-cheats del juego, aún no está implantado al 100% por problemas técnicos, podemos hacernos la idea de la cantidad de tramposo que habitaban las salvajes tierras de Miramar y Erangel.

No hay comentarios

Dejar una respuesta