Compartir

La conectividad podría dejar de ser un problema para los jugadores de PlayerUnknown’s Battlegrounds tras el anuncio de la compañía de que comenzará las pruebas de un nuevo sistema matchmaking. A lo largo del globo no hay nadie que no se haya excusado en la conexión para justificar una derrota pero este argumento en PUBG tiene los días contados.

La compañía de juego ha anunciado el comienzo de los test para implementar el nuevo matchmaking, los jugadores se agruparán según la conexión que tengan. Si ya en diciembre desde el juego apuntaban que podría añadirse una limitación por ping, la decisión ha girado hacía algo totalmente diferente.

Divideremos a los jugadores según el ping que tengan y se priorizará a los que tengan menos problemas“. Esto significaría que los jugadores con mayores problemas de conexión tendrán que esperar más para poder entrar en partida y estarán en un grupo con similares datos de ping.

Tras un mes de enero centrado en resolver los problemas con las trampas en el juego, este nuevo matchmaking llegará para finales de febrero o principios de marzo.

Una vez que esté introducido el sistema, desde el equipo de desarrolladores se anunciará las novedades que habrá durante la primera mitad del año, “incluyendo un nuevo mapa“.

No hay comentarios

Dejar una respuesta