Compartir

La llegada de todo nuevo brawler es bien celebrada, y en el caso del Señor P (Mr. P) no iba a ser para menos, siendo ya una realidad en Brawl Stars. Un nuevo personaje con el que habrá que tener mucho cuidado, pues el juego que dan sus maletines explosivos es muy pero que muy interesante.

De carácter mítico (no nos lo ponen fácil para obtener a los últimos brawlers), se podrá comprar al Señor P por un coste de 350 gemas, coste que mantendrá una vez terminada la oferta el día y decida aparecer en la tienda (como es el caso de ahora) la opción de obtener a un brawler mítico aleatorio.

Poca broma con los explosivos saltamuros del Señor P

Con el Señor P, el equipo de Brawl Stars vuelve a su faceta más clásica con un brawler que tiene a su disposición hasta tres ataques, que además carga especialmente rápido, por lo que se trata de una fantástica opción ofensiva, sobre todo teniendo en cuenta la cualidad de sus maletines.

Porque sí, por encima de todo, el Señor P es un caballero, y lo que te tirará a la cabeza es su maletín de trabajo. Y más vale no reírnos de sus peculiares proyectiles, porque estos, además de tener un gran rango gracias a su cualidad de francotirador, contienen en su interior unos explosivos capaces de crear estrategias de las más curiosas.

Al lanzar el maletín, este impactará contra el primer objetivo que se cruce en su camino, infligiendo daño, y además, al hacerlo el maletín impacta una segunda vez contra el suelo haciendo explosión volviendo a hacer daño a todos los que se encuentren en su área de salpicadura. Cierto es que su daño no es tan potente como el de otros francotiradores como Piper, pero si sumamos el impacto y sus posibles explosiones, tendremos a un brawler capaz de generar una cuantiosa cantidad de daño. Además, en su segundo impacto, el maletín tiene la cualidad de poder saltar muros, en caso de que su primer impacto lo haga contra uno de ellos, saltando en busca de algún posible rival al otro lado.

Y no menos curiosa es su Super, pudiendo colocar un nuevo tipo de torreta ofensiva como la de Penny o Jessie, pero que en lugar de disparar genera súbditos. Pequeños pingüinos que aparecen de uno en uno todo el tiempo que la torreta esté activa, y cuyo daño que provoquen por supuesto se sumará a nuestra barra de Super para volver a activar una nueva torreta y generar superioridad numérica prácticamente durante toda la partida.

Compartir
Artículo anteriorEl cabreo de Jankos a una predicción imposible de Qiyana
Artículo siguienteExplosiones por doquier con las habilidades estelares del Señor P

No hay comentarios

Dejar una respuesta