Compartir

Tras tres intensos días de competición, la CWL Birmingham llegó a su fin con una trepidante final entre dos de los colosos del panorama. Tres días que concluyeron en el Domingo de Resurrección, la resurrección de un Epsilon que se proclamó campeón tras hacerlo por última vez el pasado mes de agosto.

Un Epsilon que no pudo llevarse a casa el trofeo de campeón, y es que el pasado viernes 14 cuando comenzó la competición, la organización se percató de la desaparición del trofeo, de modo que el equipo tendrá que esperar a que se realice una nueva réplica en caso de no aparecer finalmente.

Con trofeo físico o sin él, Epsilon se mostró muy superior a sus rivales durante todo el torneo, cediendo solo dos rondas durante la fase de grupos en la que cosechó las tres victorias. También lo hizo su rival, Splyce, quien pasó limpio ganando todas las rondas disputadas, siendo uno de los verdugos de nuestros paisanos de Movistar Riders, que lograron clasificarse desde el Open Bracket.

Ya en playoffs, las serpientes superaron por 3-2 a Epsilon, lo que les clasificaba a la final y mandaban a estos al loser bracket, donde aplastó a Fnatic tras alzarse este campeón del mismo. En la final, a pesar de la ventaja de Splyce, Epsilon fue muy superior en todo momento y a pesar de algunas rondas muy ajustadas, dos contundentes 3-0 le daban el título de campeón de la CWL Birmingham.

No hay comentarios

Dejar una respuesta