Compartir

Con la llegada de la nueva temporada en Call of Duty, hablamos con dos jugadores profesionales de la escena española para comentar con ellos las novedades que trae el nuevo Infinite Warfare, y si realmente trae el futuro al competitivo o si sigue por una línea continuista.

En líneas generales, no parece que cambie mucho el esquema visto en el anterior Black Ops III. La mayoría de modos se mantienen, igual que la mayor verticalidad que ofrece el sistema de propulsión y desplazamiento lateral por paredes.

Es en el armamento, los mapas y el sistema de especialistas dónde podemos ver cambios más notables. Por no hablar de los sistemas de ventajas, las rachas de bajas y los artefactos secundarios.

screen-shot-2016-09-01-at-11-29-35-pm
En los mapas, destaca el mayor protagonismo del suelo, pero en general la mayoría no funciona bien en términos competitivos.

Es cierto que llega un momento en el que es muy complicado afinar dónde está el límite dentro de una fórmula tan marcada como la que ha ido componiendo esta saga. Hay cosas que funcionan tal cual, mientras que otras pueden haberse estancado y sufren de la necesidad de renovarse para mejorar.

En mi caso, veo el juego muy parecido a BO3, pero con los pies más en el suelo“, nos comenta Dirty, jugador de KIYF Logitech en la División de Honor. “No creo que los especialistas estén muy definidos y salvo dos mapas no le veo potencial al resto para ser muy competitivos“.

La movilidad y el manejo de las armas en general ha disminuido y a priori parece un gameplay mas pausado que el de Black Ops 3“, opina por su parte Tojor, jugador de Giants. “El jetpack sigue existiendo pero es bastante mas lento e incomodo a la hora de encarar una gunfight en el aire o en una pared haciendo un wallrun“.

“Es necesario retocar a algunos de los especialistas. No veo demasiadas diferencias entre ellos, les falta profundidad”

Ambos coinciden en que el equilibrio entre mapas podría haber sido mejor, y que no supera a BO3 en ese sentido. Tojor añade que no ve mapas eficientes para los modos de respawn en comparación con Buscar y Destruir, dónde si ve buena jugabilidad. Dirty también apunta que sus favoritos por ahora son SCORCH y THROWBACK.

Por supuesto, ninguno descarta cambiar de opinión con el tiempo. Aún es pronto para ver la viabilidad de los especialistas, por ejemplo. “Yo creo que es necesario retocar a algunos de los especialistas. No veo demasiadas diferencias entre ellos, les falta profundidad“, comenta Dirty, mientras que Tojor considera que es pronto para adelantarnos a acontecimientos: “Hasta dentro de un mes no se podrá saber como funcionan a nivel competitivo, pero sí me da la sensación de que están bastante potenciados respecto a los del año pasado“.

Respecto al equipo y a las armas, ambos jugadores destacan el uso de la ERAD, que añade la novedad de contener proyectiles que rebotan y su recarga es automática. Dirty menciona también a la VOLK, que cree que necesita ser nerfeada.

Tojor habla de algunas ventajas, pero considera que es pronto para hablar del resto del equipo. “Las ventajas de tirador me parecen interesantes, evitando estremecimientos al ser disparado, y las de destreza -recargar y cambiar de arma más rápido, básicamente-. Sobre las granadas, hay muchas, pero a priori las de plasma me parecen las mejores.

Terminamos hablando con ellos sobre lo que más les gusta de lo que han probado hasta ahora. La respuesta es tajante: Buscar y Destruir es lo que más se disfruta de Infinite Warfare. “Además de Buscar y Destruir, me gusta que los saltos hayan perdido importancia. Lo que no me gusta son la mayoría de mapas y algunos problemas con la hitbox, que espero que solucionen pronto con un parche“, afirma Tojor. Dirty, por su parte, concluye: “Camuflaje activo y Blindaje reactivo tienen demasiada duración, en mi opinión, y creo que tienen que tocarlas un poco“.

A pesar de hablar de pros y contras, Tojor se muestra tajante con sus pensamientos sobre el estado poco afinado del juego, comentando en Twitter que no lo ve preparado para hacer una buena temporada en términos competitivos:

Una beta con muchos defectos y la falta de parches para cuestiones imprescindibles para afinar la experiencia, parece claro que Infinite Warfare no está del todo a punto para funcionar a corto plazo. Un tirón de orejas para Activision e Infinity Ward, que esperemos escuchen a la comunidad y solucionen los problemas pronto.

No hay comentarios

Dejar una respuesta