Compartir

Clash Royale ha tenido un 2018 movido y con la llegada de la competición de Supercell parece que se ha consolidado como uno de los eSports referentes. Analizamos todos los cambios en el juego que nos han llevado a tener este fin de año en el juego de Supercell.

El año comenzó con la llegada del Fantasma Real y los planes de poteciación del 2c2 dentro del juego. La nueva mecánica de desaparición se ha instaurado y adaptado al juego de forma perfecta y ya no extraña a nadie pero con el 2c2 Supercell aún tiene mucho que trabajar. Pese a su inclusión en la CRL, sigue sin ser un modo de juego que cautive y quizás necesite replantearse desde otra perspectiva.

Con la llegada del Arquero Mágico y el anuncio de la CR Nations Cup se volvió a renovar Clash Royale con una nueva carta que atravesaba al resto. Pese a que su uso ha ido variando con el tiempo, de nuevo un éxito la nueva mecánica que está para quedarse y disfrutar mucho tiempo.

En marzo llegó el barril del bárbaro y su llegada no convenció a nadie. Parecía que las ídeas se habían acabado en Supercell, mezclar dos cartas para sacar una nueva no sentó bien en la comunidad. Sin embargo, tras meses de cambios, la carta se ha hecho con un hueco dentro del meta del juego.

La llegada de las Guerras del Clan llegó con la de los pillos, otra de las cartas que dio que hablar desde su salida. Junto a los Puercos Reales y la Bola de Nieve, supusieron buenas alternativas a lo que ya se venía repitiendo durante meses en Clash Royale. Sin duda alguna, cuantas más alternativas aporte al juego Supercell, mucho mejor.

Reclutas Reales, Dragón eléctrico, Duende Gigante y Montacarneros. El último cuarteto de cartas que ha llegado a Clash Royale ha dejado un sabor agridulce a los jugadores. Un Duende Gigante que no se ve apenas y unos Reclutas Reales con multitud de cambios parece que no han sido de los mejores aciertos. Sin embargo, mención especial para un Montacarneros y Dragó eléctrico que si aportan más cosas al juego.

En definitiva Clash Royale no se ha quedado parado, pasando por la aparición de CRL, su competición oficial. Sin embargo, si se quiere mantener arriba a Clash Royale en 2019, la senda tomada este año no puede retroceder ni un ápice, ha cambiado mucho el juego este año y se espera que el próximo año siga igual.

1 Comentario

  1. recomiendo batallas amistosas con el nivel original de nuestras cartas, para poder jugar con amigos de copas altas, independiente del nivel de torneo, estaria muy bien que las cartas sean respetadas en su nivel original

    ballata amistosa 1vs1 (nivel de torneo)
    batalla amistosa 1vs1 (nivel original de la carta que tenga uno)

Dejar una respuesta