Compartir

No a todos los profesionales parece que les ha entusiasmado el nuevo cambio de balances de Clash Royale. Son muchos los que piensan que el grupo de desarrolladores se ha quedado corto y piden cambios más radicales para cambiar el metagame.

Las promesas de finales del año pasado de Supercell de aprovechar entre temporadas de CRL para realizar cambios más radicales que en temporada, no se han visto cumplidas, con cambios mucho más conservadores de lo esperado.

El cambio al Barril del Bárbaro puede que introduzca de nuevo al tronco ya que, desde el lunes, no matará a la princesa (sí lo hará el bárbaro) pero se reduce su impacto ofensivo puesto que, él solo ya no podrá golpear a la torre. Este cambio va a modificar la inmensa mayoría de mazos ya que, era una de las cartas que más se estaba usando y propiciará la aparición de la descarga y regreso del tronco.

Por otro lado, uno de los mazos que más se puede ver afectado por la mejora al arquero mágico es el Sabueso-Clon, una defensa relativamente barata para todos los clones que nos puedan pillar desprevenidos en las partidas, aunque siempre habrá que cuidar la colocación para evitar hechizos predictivos.

El cambio al leñador puede afectar a uno de los mazos que estaba cogieendo más fuerza en los últimos meses, el leñador-globo puede ser uno de los mazos perjudicados por un nerf a una de sus cartas principales.

¿De quién se han olvidado en Clash Royale?

El Mortero y el Golem son dos de los grandes olvidados por los desarrolladores como apunta el jugador español en Fnatic. No necesitan cambios porque sean demasiado poderosos pero quizás, Supercell debería pensar en cambios para dinamizar el juego y cartas que lleven un tiempo sin ser cambiadas.

Por otro lado está el recurrente Bebe Dragón. Aparece en alguna de las fotografías promocionales pero ni está ni se le espera un cambio pese a que la comunidad lleve muchos meses pidiendo un nerf. Clash Royale también debería reflexionar de cara al llamado «fan service» y de vez en cuando, agradar a sus jugadores con cambios que, aunque no sean fundamentales, contenten a sus jugadores.

No hay comentarios

Dejar una respuesta