Compartir
El coste en cartas de Clash Royale

El último giro de guión de Clash Royale rompe todas las barreras para convertir cualquiera de los tanques más potentes del juego en cartas de sólo 4 de elixir, o al menos así funciona el Modo de Juego Superequilibrado, una locura expuesta en el April Fools con nuevas estructuras para romper el meta habitual y convertirlo en algo totalmente diferente.

Entrar en el modo fiesta de Clash Royale es una recomendación necesaria para alejarse de la lucha del ladder con los mazos habituales, pero en este 1 de abril el juego de Supercell parece haber destrozado sus propias reglas para darle valor a cualquier carta desde la perspectiva de un pequeño espíritu.

El desafío del elixir en Clash Royale

El Modo de Juego Superequilibrado consiste en cambiar contantemente el coste de todas tus cartas dándoles el mismo coste de elixir por cada turno, por lo que en una mano tienes la opción de lanzar el megacaballero, el gólem, el trío de mosqueteras o el PEKKA por sólo cuatro de elixir.

Este caos es maravilloso para desconectar y proponer nuevas opciones en el entretenimiento continuo del juego y aunque vale para todo, a nosotros nos ha funcionado a la perfección con un mazo de gólem de elixir y curandera con espejo repleto de espíritus, porque las oleadas son realmente imposibles de parar con la curación.

Mazo de gólem de elixir

El truco del mazo están en spamear todo lo posible la curandera con el espejo mientras el dragón y el gólem se tiran a uno u dos de coste para ir avanzando, un ataque imparable. Sin embargo hay que guardarse los espíritus sin lanzarlos para que no rompan el ciclo, por lo que es recomendable no poner más de dos en el mismo deck.

Obviamente este modo de juego da para jugar desde muchas perspectivas ya que el elixir que variará en la misma partida dependerá de las cartas que metas, por lo que si cuelas un megacaballero, un pekka o un gólem junto a un par de espíritus, cualquiera de ellas puede salir a uno o a nueve de elixir dependiendo de la rotación, y eso es una maravilla.

No hay comentarios

Dejar una respuesta