Compartir

En la tarde de ayer martes 13 de febrero, víspera de San Valentín, arrancó al fin la séptima temporada de ESL Pro League. Pasada la resaca del Major de Boston tocaba volver al partido a partido de la siempre ardua EPL, en la que el conjunto danés de Astralis empezó de manera inmejorable con cuatro victorias y doblegando a FaZe Clan para despejar a los recientes fantasmas que volaban sobre el club.

Tras un cuestionable papel en el Major a causa del proceso de recuperación de dev1ce, en Astralis sorprendían moviendo ficha y anunciaban la salida de Kjaerbye a North. La salida del rifler la suplirían con la llegada de Magisk, procedente de un OpTic Gaming que empieza de cero con un nuevo roster.

La temporada no pudo empezar mejor para los de zonic, que arrolló a un Team LDLC que, tras evitar por poco las pasadas relegations y efectuar algunos cambios, apenas fueron rival para un Astralis que llega con fuerza y ganas de demostrar que siguen siendo de los mejores. Tras lograr las dos victorias frente a los franceses, tocaba enfrentarse a FaZe Clan, que venía también de vencer por partida doble, en este caso a un siempre rocoso G2 eSports.

Astralis y FaZe protagonizaron dos bonitos duelos, con constantes idas y venidas y donde la igualdad predominó en ambos encuentros. Tras un ajustado primer 14-16 en Inferno, Train sería igual de duro para ambos, donde fueron necesarios dos overtimes hasta llegar al 22-20 final con una gran exhibición de dev1ce.

Otros conjuntos que también comenzaron con buen pie fue el recién ascendido AGO eSports que también derrotó por partida doble a LDLC, posiblemente un rival más que directo por mantener la plaza. mousesports también cosechó dos victorias ante Fnatic, mientras que en NA el único invicto en los pocos encuentros disputados es un Splyce que doblegó a compLexity.

Compartir
Artículo anteriorGeguri se convierte oficialmente en la primera jugadora de Overwatch League
Artículo siguienteLa cs_summit 3 se adelanta a octubre

No hay comentarios

Dejar una respuesta