Compartir

Las finales de la ECS podían ser un terreno relativamente cómodo para Astralis para recuperar sensaciones de cara a los torneos más importantes de la temporada. Con FURIA Esports, NRG y NiP en el grupo, nadie sospechaba que el equipo danés no pudiera pasar como mínimo a los playoffs.

El primer partido inaugural no empezó de la mejor manera. Ambos equipos quisieron irse a un Nuke, antaño cómodo para Astralis y una buena elección para FURIA. Sin embargo, el 16-14 no sonrió a los número 2 del mundo, perdiendo por 7 a 8 en las dos mitades del mapa.

Recuperados de la segunda derrota seguida en Nuke, Astralis encaró el partido ante NiP como vida o muerte, quien perdiera se iba a casa con las manos vacias y quien venciera tenía una segunda oportunidad. No la desaprovechó el conjunto danés que con un 2-0 en Inferno y Overpass sin demasiados apuros respiraba tranquilo por primera vez en los últimos tres partidos.

El problema llegó cuando se tuvieron que enfrentar de nuevo a la bestia negra del torneo, FURIA de nuevo en el partido definitivo para el pase a semifinales. Inferno, Mirage y Nuke, en principio buena elección para Astralis que en otra ocasión no hubiera tenido ningún problema.

Inferno se decantó de su lado, un 16-12 que presagiaba lo mejor para el equipo. Mirage en cambió se torció de manera preocupante para los de g1ave, un buen CT de los brasileños ponía el 5-10 en el marcador, que se remató con seis buenas rondas de terroristas, incluída la de pistolas.

Con el 1-1 en el marcador, los recuerdos se vinieron a la cabeza de Astralis, una tercera derrota seguida en el mapa te podría hacer replantearte las cosas y así fue. FURIA logró intercalr hasta seis rondas en el lado terrorista, trabajo más que suficiente para afrontar el segundo bando, como así se demostró. Pese a perder la ronda de pistolas, los brasileños ganaron la forzada y las seis siguientes. A falta de tres rondas para ganar, FURIA controló a la perfección los tiempos para rematar un Astralis que lleva tres derrotas seguidas donde antes era imbatible.

No hay comentarios

Dejar una respuesta