Compartir

Counter-Strike ha vivido un feliz cierre de año en lo que a los datos se refiere. Los desarrolladores sorprendieron en los últimos meses del año con una operación que todos los jugadores ansiaban y que finalmente se produjo.

La operación llegaba adaptándose a los tiempos puesto que, a modo de una especie de pase de batalla, vamos consiguiendo las recompensas a medida que ganamos las estrellas de las misiones que van cambiando semanalmente.

counter-strike-record

2018 fue un año para el olvido en el shooter de Valve, con el récord puesto en febrero de 2017, los jugadores no llegaban al juego y 2019 tenía que ser fundamental para su supervivencia y así lo fue. Con muchas actualizaciones, cambios que animaban a jugar y la introducción de un nuevo arma y nuevos metas, la cosa ha cambiado.

402,385, ese era el récord desde 2017 y en agosto se batió con unos pocos jugadores más de media. Sin embargo, diciembre ha sido la confirmación del resurgir del juego. 456,701 jugadores de media, lo que supone el crecimiento sostenido de Counter-Strike.

Con la llegada de 2020, desde Valve se plantea la encrucijada de hacía donde desarrollar Counter-Strike, un shooter que se ha estabilizado como el lider indiscutible y que la falta de competencia quizás es lo que le haya hecho no estar a la altura de otros eSports.

Con el shooter de Riot Games en mente, Valve necesita dedicar mucho tiempo al juego antes de la salida del proyecto rioter que podría quitarle todo lo construído a lo largo de todos estos años.

Es toda una incógnita lo que tiene preparado Valve para Counter-Strike en 2020, pero lo que es seguro, echando una vista a los datos, es que se va a mantener el crecimiento sostenido en el juego. Más aun desde que se pasó al modelo gratuíto con ciertas ventajas para quien decida pagar por Counter-Strike.

Compartir
Artículo anteriorFaker gasta menos de 155 euros al mes siendo el mejor jugador de la historia
Artículo siguienteLos primeros picks de Faker en 2020 durante la KeSPA Cup

No hay comentarios

Dejar una respuesta