Compartir

Tras cuatro días de ESL One llegaban las ansiadas semifinales. Dos partidos que decidirían los equipos que llegarían a la gran final para pelear por los 500.000€ del primer premio, y qué dos equipos se marcharían a casa, orgullosos de un trabajo bien hecho.

SK Gaming y Fnatic serían dos de los equipos clasificados para estas semifinales, sin duda dos de los favoritos, pero se las tendrían que ver respectivamente frente a Virtus.Pro, quienes han conseguido colarse en las semis tras un gran torneo, y sin duda la sorpresa de esta ESL One, Team Liquid, que dejó ayer en el camino a Na’Vi.

Virtus.Pro vs SK Gaming (1-2)

SK partía no solo como gran favorito de este encuentro, si no tal vez de todo el torneo. Sin embargo se vieron sorprendidos por el equipo de Virtus.Pro en un primer mapa muy disputado que llegó hasta el 15-15 que forzaba la prorroga. Esta finalmente se decidió por 19-17 a favor de Virtus que daba la campanada de manera momentánea.

SK seguramente cometió el error de confiarse, y en el segundo mapa demostraron su autentico potencial. Firmes, concentrados, sin cometer errores ni dar terreno al rival, destrozaron a Virtus por 4-16 en una partida dominada de principio a fin y con bastante facilidad.

Mirage fue el tercer mapa decisivo. Y aunque por momentos la contienda estuvo bastante igualada, finalmente el equipo brasileño se llevó el triunfo por 12-16. SK Gaming se clasificaba así para la gran final.

Team Liquid vs Fnatic (2-0)

Todos daban como gran favorito para llegar a la final a Fnatic. Liquid había conseguido grandes actuaciones, sobretodo con un soberbio Oleksandr ‘s1mple’ Kostyliev, la gran estrella del equipo. Tras ser retirado del equipo por su actitud volvió debido a las urgencias del equipo, y vaya si lo han notado.

Dando la campanada, Liquid se hacía con el control del primer mapa. Las rondas se repartían de manera muy igualada pero con Fnatic siempre a contracorriente. El 16-13 final ponía un sorprendente 1-0 en el marcador.

Pero la locura se desató en el segundo mapa. Ahí Liquid volvió a dominar sobremanera, llegando a conseguir un claro 11-4, sin embargo Fnatic no se iba a rendir fácilmente, y ganaron 9 rondas consecutivas. Con el 11-13 todo apuntaba al empate, Liquid estaba desbordado y Fnatic en éxtasis. Pero los americanos volvieron a aparecer para volver a remontar e implantar el definitivo 16-4 que les vale ni más ni menos que por una plaza en la gran final de la ESL One.

Compartir
Artículo anteriorApex Gaming pide a sus jugadores que abandonen la Gaming House
Artículo siguienteFIFA17 cambia su sistema en las jugadas a balón parado

No hay comentarios

Dejar una respuesta